El barro se reinventa

Inma Carpena y Abel Iglesias, ayer durante la inauguración de la muestra. / Juanjo Monzó
Inma Carpena y Abel Iglesias, ayer durante la inauguración de la muestra. / Juanjo Monzó

Cinco artistas exponen piezas en las que vierten su espíritu innovador en las técnicas aplicadas y la utilización del color

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El barro -la cerámica- se reinventa en la exposición 'We Love Pot' que ayer abrió sus puertas en la galería Plastic Murs. La muestra ofrece una mirada con ojos actuales sobre un material usado desde muy antiguo. La propuesta reúne obras de Abel Iglesias, Inma Carpena, Lusesita, Rorro Berjano, Rubén Sánchez y Vitor Reis. Estará abierta hasta el 6 de diciembre.

Cada artista presenta su punto de vista sobre la fusión de la tradición con las últimas corrientes artísticas. «El nexo es el barro», aclara Torres. Es el lazo que une cerámica, arte contemporáneo, diseño y cultura urbana en torno al fruto del trabajo propio de los alfareros. Color e innovación definen el territorio trazado por los cinco creadores.

La valenciana Inma Carpena aporta cuatro piezas de su colección 'Iki'. Esta artista explica que desde la concepción de «la artesanía local valenciana ha innovado con la técnica de los esmaltes. No utilizo colores brillantes», además de la cocción a baja temperatura. Carpena quiere «revalorizar las piezas cotidianas» con mirada estética y elegante. También habla de «reinventar» la cerámica «para no tener en casa sólo metal y plástico», objetivo «utópico», pero en el que está empeñada.

Rorro Berjano, que dio sus primeros pasos en el arte callejero, pone ante el público los tubos de spray que ha reproducido en cerámica como recuerdo de los que utilizaba en su día para plasmar su obra en la calle. No falta un homenaje a un icono del grafiti en Nueva York. El barro ensambla sus inicios con su trabajo, un proceso que él mismo define como «una fusión».

El también valenciano Abel Iglesias, comparte con Berjano sus inicios en el mundo del grafiti. Con el tiempo ha explorado en la abstracción, los colores y lo efímero. Y todo ello se deja ver en las piezas que aporta a la exhibición. Junto a ellos, Rubén Sánchez descubre al espectador su huida de la simetría y la apuesta por los colores vibrantes. Las otras aportaciones llegan del taller de Lusesita -Laura Lasheras- que se aproxima a las formas abstractas centrada en la nostalgia, la memoria y el recuerdo. La cerámica tradicional gana vida con Vitor Reis, otro de los presentes en Plastic Murs. Dio sus primeros pasos en la escultura, pero saltó a la arcilla.

Fotos

Vídeos