Les Arts devuelve la calma a las bandas

La 133 edición del Certamen Internacional de Bandas se clausuró ayer en Les Arts tras no poder celebrarse en el Palau. /JESÚS SIGNES
La 133 edición del Certamen Internacional de Bandas se clausuró ayer en Les Arts tras no poder celebrarse en el Palau. / JESÚS SIGNES

El certamen, que debía celebrarse en un clausurado Palau de la Música, recala con normalidad en el coliseo. El concurso, que conquista la Unió de Alberic, generó la inquietud entre las formaciones al no conocer el escenario elegido a una semana de la cita

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Con normalidad. Así se celebró durante las últimas cuatro jornadas la 133 edición del Certamen Internacional de Bandas 'Ciutat de València'. El escenario elegido, el Palau de les Arts, devolvió la tranquilidad a las agrupaciones de la Comunitat participantes en el concurso y a las formaciones invitadas, llegadas desde distintas partes del mundo. En total, más de 2.000 músicos que, sin embargo, supieron a una semana de la celebración que el coliseo era el escenario en el que iban a demostrar su talento.

La cancelación de la celebración de la cita en el Palau de la Música, clausurado y sin actividad después de que en la madrugada del pasado 6 de julio se desprendiera el techo de la sala Joaquín Rodrigo, había suscitado mucha incertidumbre entre las bandas valencianas. La inquietud entre las formaciones, tal y como publicó LAS PROVINCIAS, era latente a menos de diez días para que la música volviera a sonar. Sin información ni alternativas, el malestar era tan evidente que las quejas mostraban el descontento por no saber el espacio. Como consecuencia, tampoco se tenían noticias de los lugares de ensayo. Y ese aspecto, para unas bandas que se juegan mucho en un concurso de estas características, era un problemas.

Sin embargo, y justo a una semana de la celebración, el Palau comunicó que Les Arts era el enclave elegido. De nuevo, el coliseo salía al rescate del auditorio municipal, un edificio que, en apenas año y medio, ha visto cómo también perdía el trencadís de la fachada (abril de 2018) y se desprendía el techo de la sala Iturbi (noviembre de 2018). Fue justo cuando se dieron los desperfectos en la estancia principal del auditorio municipal cuando el centro de ópera se ofreció a acoger la programación, que casi 'in extremis' se salvó y pudo desarrollarse en el Palau de la Música.

Pero desde que los bomberos recomendaron el cierre del espacio municipal por «impedir su habitabilidad» como consecuencia de los «importantes daños» del edificio hasta que las bandas conocieron la ubicación alternativa, pasaron días en los que no había nada claro. «No es lógico que no nos digan nada», llegaron a sostener representantes de las agrupaciones a este periódico. Sobre todo, teniendo en cuenta que otro evento cultural, el festival de Jazz del Palau, encontró rápidamente alternativas al recurrir al teatro Principal y al Teatre El Musical para no cancelarse. Pero las formaciones musicales de la Comunitat desconocían la solución adoptada para llevar a cabo el tradicional certamen de bandas.

Sin embargo, y con la ubicación ya clara, el certamen se inició el pasado jueves con normalidad. Ayer mismo se conoció la vencedora de la edición. El jurado proclamó vencedora en la Sección de Honor a la Societat Unió Musical Alberic (Valencia), dejando en segundo lugar a la Societat Musical Lira Castellonera (Valencia). Asimismo, en la Sección Primera obtuvo el reconocimiento la Koninklijk Harmonieorkest Vooruit Harelbeke de Bélgica, bajo la dirección de Erik Desimpelaere. La Sección Segunda coronó a la Fundación Musical Manuel de Falla de Illescas (Toledo). Y en la Sección Tercera ganó la Banda Sinfónica de Paipa (Colombia), bajo la dirección de Christiam Camilo Malagón Tenza.

Salvado este escollo, en el Palau, sin embargo, la inquietud está ahora entre los músicos de la orquesta. Se marchan de vacaciones sin saber dónde se desarrollará la próxima temporada, que empieza en septiembre. Tampoco tienen información de los lugares de ensayo y afirman, como aseguraron a este diario, que «todo está en el aire». «Tenemos un calendario que, ya nos han avisado, va a sufrir cambios, porque se están buscando espacios alternativos donde tocar. La temporada de abono podrá ir salvándose, la oficina técnica del Palau está trabajando a contrarreloj, pero qué ocurrirá con aquellos otros conciertos en los que grandes formaciones musicales vienen a Valencia», se preguntaron.

Los responsables del auditorio municipal no han reparado los desperfectos, siguen sin manejar plazos para la reforma de un espacio que atraviesa uno de los peores momentos de su historia.

    Noticias relacionadas