Literatura para salir de la anorexia

La autora Beatriz Esteban acaba de presentar su primera novela, 'Seré frágil'. :: damián torres/
La autora Beatriz Esteban acaba de presentar su primera novela, 'Seré frágil'. :: damián torres

La valenciana Beatriz Esteban novela en 'Seré frágil' su lucha contra la enfermedad

N. CAMACHO VALENCIA.

La protagonista de 'Seré frágil' (Planeta) se llama Sara. Aparentemente, su vida es plácida hasta que fallece una compañera, Sofía, enferma de anorexia. El destino hace que reciba el diario de su amiga, en el que describió sus sentimientos más profundos y el rechazo no sólo a su cuerpo sino a sí misma. A partir de ahí, comenzará a interiorizar unas vivencias que le llevarán a padecer ella misma este trastorno alimenticio. Pero Sara bien podría ser Beatriz Esteban, una joven valenciana de apenas 19 años que ha querido plasmar su propia experiencia -aunque, eso sí, novelada- en un libro que no es simplemente una historia juvenil, sino toda una lección de superación.

«He escrito toda mi vida», confiesa esta estudiante de Psicología. «Con la enfermedad no iba a hacer una excepción», dice antes de explicar que su intención era la de plasmar que la anorexia «va más allá de comer o no comer, de perder peso». «Quiero romper con la imagen que nos dan sobre este trastorno. Sólo lo asocian a chicas muy delgadas, -a los chicos ni siquiera se les muestra-, que vomitan en el retrete. Y se olvidan de decir que alguien que padece esta enfermedad se odia tanto que la única manera de tener control sobre su vida es no comiendo», asegura.

Pero Esteban, pese a que hace varios años que salió de lo que ella califica como «el infierno de la anorexia», no quería escribir su propia autobiografía. «Mi caso es uno entre un millón. Sólo quería dar voz a todos los trastornos. Escribir la novela fue como una catarsis. Me ayudó porque, aunque hace dos años que lo superé, me sirvió de terapia para dejarlo encerrado en el papel y decirme a mí misma: no quiero volver aquí», afirma con rotundidad.

Aunque es consciente de lo que ha vivido, asegura que el proceso de recuperación le ha servido para apreciar la vida. «Escribir el libro fue un punto y aparte. Me hice una promesa, como se recoge en la novela, en la que le dije a la anorexia: no voy dejar que me venzas. Quería que tuviera ese mensaje esperanzador», narra. Por ello, y pese a que 'Seré frágil' tiene la etiqueta de literatura juvenil, la escritora la recomienda tanto a los adolescentes como a sus padres y profesores. «Muchos de ellos se sienten perdidos y quizás se vean reflejados en mis palabras. Otros, se darán cuenta de que alguien que les rodea está teniendo conductas dañinas con su vida. Es muy útil para los padres. Es una ventana para entender y ver por lo que está pasando», asevera.

Al final de todo el camino, la literatura le ha servido a Esteban como una tabla de salvación para salir de la anorexia. Aunque recomienda, por una parte, «contar con mucha y muy buena ayuda profesional», y, por la otra, desmontar las creencias falsas sobre la enfermedad. «Lo más importante es admitir que se sufre. Pero tienes que mantener la esperanza, nada es eterno», concluye la joven autora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos