María Herreros frente al espejo

María Herreros, entre las piezas en color de la exposición 'Saturn's return' en la galería Pepita Lumier. :: manuel molines/
María Herreros, entre las piezas en color de la exposición 'Saturn's return' en la galería Pepita Lumier. :: manuel molines

La ilustradora valenciana disecciona las emociones en una veintena de retratos

CARMEN VELASCO VALENCIA.

Una persona empieza a ser menos vulnerable cuando se enfrenta a sus miedos. Iniciar esta batalla no implica ganarla, significa dar el primer paso. Abrirse en canal para conocerse no siempre requiere de un bisturí a veces funciona el grafito, los pinceles, el folio en blanco, etcétera. María Herreros (Valencia, 1983) optó por la cirugía imprecisa y subjetiva del arte como catalizador. El resultado es 'Saturn's return', una exposición en la que explora las crisis de identidad y disecciona las emociones. En un lado de la galería Pepita Lumier se encuentra una decena de retratos en blanco y negro enfrentados a su versión en color. En una veintena de perfiles, en su mayoría femeninos, María Herreros (Valencia, 1983) realiza su catarsis personal y artística, pero invita a reflexionar al visitante respectoa a «cómo nos vemos nosotros mismos y cómo nos ven los demás».

Entre las dos paredes se sitúa una hilera de planetas Saturno, que sirve como muro imaginario y también recuerda el origen de la exposición. Herreros, que reside en Barcelona, se fijó en Saturno, que tarda 30 años en completar su propia trayectoria alrededor del sol y volver al punto exacto que estaba, como metáfora para reflejar los conflictos personales o los miedos vitales. «Ha sido una especie de catarsis», explicó ayer la ilustradora, que tras 'Marilyn tenía once dedos en los pies' trabaja ya en un segundo libro con la editorial Lunwerg sobre las personalidades que han aportado algo en el terreno de la igualdad de género. «La publicación incluirá retazo de historias y habrá incursiones en el cómic», avanzó la ilustradora, quien milita en el feminismo.

Con esta muestra, que se inaugura hoy, Maria Herreros se sitúa frente al espejo y anima a los visitantes de 'Saturn's return' a enfrentarse a su reflejo y al que perciben los demás. «La exposición de Pepita Lumier es la primera individual en Valencia» , remarcó Herreros, que trabaja habitualmente para prensa, publicidad y editoriales. «Valencia es un foco de ilustración y de arte importante», consideró la creadora, que tiene elaboradas 20 páginas de un tebeo (inspirado en una canción) que nunca concluye pero confía en que verá la luz algún día.

«Cuesta vivir de esto», sostiene. Ella está en la trinchera de mil batallas y ahora empieza a poder decidir qué trabajos acepta y cuáles descarta. «He rechazado encargos. Dije no a crear el cartel de Pedro Sánchez (PSOE)», recuerda. Sin embargo, ha dibujado a Donald Trump para 'La Vanguardia'. Es la 'ilustradora de cabecera' de Enrique Vila-Matas, es decir, se encarga de dibujar a los personajes que imaginariamente entrevista el escritor. Herreros no lo oculta: se encuentra a gusto con los retratos en los que se aleja del realismo de la cámara fotográfica y plasma su subjetividad artística.

Los retratos y planetas se exploran. El mudo de Herreros, también. Un ser humano puede estar orbitando sobre sí mismo y no conocerse. Puede perderse por el universo de otras personas y acabar, como Saturno, en el mismo lugar desde el que partió. El primer paso para adentrarse en las conquistas humanas y planetarias de la mano de la ilustradora valenciana conduce a la galería Pepita Lumier.