La batuta que conquista Vietnam

David Gómez Ramírez dirigiendo a una de las orquestas de Vietnam. :: lp/
David Gómez Ramírez dirigiendo a una de las orquestas de Vietnam. :: lp

El director de la orquesta de Sagunto triunfa dirigiendo formaciones en el país asiático

JAUME LITA

Esta es la historia de un director y compositor andaluz con familia en Sagunto y que en Vietnam se ha convertido en toda una institución musical. David Gómez Ramírez (Sevilla, 1977) vive un auténtico sueño. En 2012 recibió la invitación para dirigir un concierto en Vietnam, tras un concierto con la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba. Ante toda una responsabilidad, un sueño. Cuatro años después vuelve de su quinto viaje que describe como «el de la confirmación, el de ser un vietnamita más. Se puede decir que he conquistado Vietnam».

El director de la Orquesta y Coro de la Lira Saguntina se ha convertido en el primer director extranjero en dirigir a todas las orquestas profesionales del país asiático. Un récord que se viene gestando desde su primer viaje y el cual rebaja hasta una «anécdota». David recuerda aquel inicio con «ilusión en un país que enamora».

El andaluz afincado en Valencia se ganó otro viaje antes de dirigir ese primer concierto en Vietnam. «Tras el tercer ensayo, de cinco previstos, vinieron a ofrecerme que volviera, me decían que la orquesta sonaba diferente y aún no habíamos actuado», recuerda con emoción David Gómez. Y así fueron llegando oportunidades viaje tras viaje, concierto tras concierto. «Este último ha sido el viaje de darme cuenta de que yo en Vietnam puedo hacer cosas muy grandes», describe David de esta última aventura de tres semanas en el país del sudeste asiático.

En octubre de 2015, fue invitado para celebrar un concierto por el día de la Hispanidad con un repertorio totalmente español. Tras el mismo, Alfonso García de Tena, Embajador de España en Vietnam quiso hablar con él: «Tú sí has sido esta noche el verdadero embajador de España y toda la música nacional». El director cogió aquella frase «como algo más que un piropo, una responsabilidad». Y es que siempre que el programa ha dado lugar, David Gómez Ramírez se ha llevado música española, música de compositores valencianos. Así, obras de artistas de la Comunitat como Esplá o López Chavarri han sonado por primera vez en la historia en Vietnam, y ha estrenado en el país asiático obras del ilustre valenciano Martín i Soler.

El mayor grado de dificultad a la hora de dirigir composiciones con motivos típicamente tradicionales reside en el punto de hacer ver a los músicos la historia interna de cada pieza, cuestión que David aprovecha para hacer una pequeña clase de geografía e historia de España. «En uno de los concierto interpretamos una pieza que contenía un pasaje de Jota Valenciana. En los ensayos explicaba dónde está Valencia, sus tradiciones, los tipos de Jota para así poder entender la obra toda en su conjunto. Lo mismo me pasó con Sevilla. Expliqué las fiestas, el flamenco y hasta la Semana Santa». Los músicos vietnamitas no salían de su asombro.

Gómez cuenta con más de una treintena de obras propias, pero no ha querido interpretar su música en Vietnam. «Musicalmente me aporta más dirigir obras de grandes compositores valencianos que una obra mía, además sería muy egoísta por mi parte irme a 10.000 kilómetros de casa con la intención de que mis obras suenen allí».

David no puede olvidar en sus largos viajes su sociedad musical, la Lira Saguntina. «La experiencia que yo cojo en cada estancia en Vietnam, me hace ser mejor director y tener mayores conocimientos del trato con los músicos y de las obras que interpretamos. Aquí podemos enriquecernos los tres: Vietnam, Sagunto y yo».

Desde 2012, David Gómez Ramírez ha dirigido a las seis orquestas profesionales de Vietnam. Un pleno que le convierte en el único director extranjero que ha conseguido tal éxito. El maestro recuerda todos y cada uno de sus viajes o conciertos, desde su primera dirección con la Hanoi Philarmonic Orchestra en mayo de aquel año, hasta la última de ellas dirigida este mismo mes de marzo, la Vietnam National Opera & Ballet Symphony Orchestra de Hanoi. «Puedo decir que he dirigido a todos los músicos de Vietnam. He visto crecer una generación de jóvenes con grandes conocimientos musicales y que con el paso de los años mantenemos el contacto como si estuviera allí todo el tiempo», recuerda con emoción.

Un gran embajador

Además de las orquestas de la capital del país, su batuta ha conquistado otras ciudades como la antigua ciudad imperial Saigon, hoy conocida como Ho Chi Minh City, y Hue. Pero de todos los conciertos celebrados, David destaca uno con emoción: «En Hue organicé una pequeña orquesta para un concierto privado en la Thien Mu Pagoda de Hue. Allí los monjes me acogieron como si fuera uno más durante una semana y durante la interpretación con los niños viendo el concierto fue una experiencia única. Ver la emoción de aquella gente humilde es lo que más llena de toda esta aventura».

Todos los viajes acaban por dejar un poso irrenunciable y muy destacable. Ese conocimiento extra ha puesto los cimientos para un sexto viaje que llegará «más pronto que tarde» y hasta un par de citas más como un concierto con la HBSO de Saigon el 19 de marzo de 2017 para presentar un programa completamente español.

«Tras una actuación se acerca a saludarme una mujer adinerada para invitarnos a comer. En esa comida conseguí que esa mujer pagara un piano para la gente humilde de la Pagoda», cuenta con cariño David Gómez Ramírez. Y es que la labor del andaluz no se queda ante el atril de director. Su intención es programar en Sagunto un concierto con música de Vietnam y así acabar por conjugar ese idilio personal con el país del sudeste asiático. «Poder traer a un grupo de músicos de Vietnam y hacer una gira por España sería una ilusión enorme; poder tocar en el Palau de la Música de Valencia sería la guinda perfecta para este sueño».

 

Fotos

Vídeos