Directores provisionales en instituciones culturales, pero no tanto

La iglesia de los Santos Juanes, unos de los últimos trabajos de la subdirección de Restauración./
La iglesia de los Santos Juanes, unos de los últimos trabajos de la subdirección de Restauración.

Chaqués, Moreno, Marqués y Contreras trabajan a largo plazo ante la demora para convocar concursos

NOELIA CAMACHOValencia

Que todo cambie para que todo siga igual. La sabiduría popular bien podría aplicarse a los recientes nombramientos en las subdirecciones de CulturArts. Los nuevos titulares, nombrados hace apenas una semana, trabajan como si su cargo no fuera provisional. "Tenemos mucha obra empezada", asegura la subdirectora de Conservación y Restauración, Gemma Contreras, quien sustituyó en el cargo a la recientemente destituida Carmen Pérez. "Podemos preparar presupuestos de cara al próximo año. Tenemos la potestad de planificar con vistas al segundo semestre de 2016", cuenta José Luis Moreno, director general de CulturArts y quien ha asumido, como ya hacía hasta la fecha, la subdirección del IVAC. "Trabajamos como si fuera un nombramiento definitivo", afirma el titular del Instituto Valenciano de la Música (IVM), Leonardo Marqués, quien ha cubierto el puesto que ocupaba Inmaculada Tomás, tristemente fallecida hace unos meses.

Todos ellos, junto con Manel Chaqués, que ha asumido la subdirección de Teatro y Danza -sustituyendo a Inmaculada Gil Lázaro- no tienen fecha para abandonar el cargo. "Todo lleva un proceso que puede durar bastante tiempo. Se tiene que cambiar el reglamento, analizar los informes jurídicos. Unos meses seguro que van a tardar", asegura Moreno. Un periodo que no está especificado, que ha obligado a buscar a titulares provisionales ante la demora de la convocatoria de estos procesos abiertos y que suscita algunos interrogantes. Uno de ellos es, exactamente, el tiempo.

Provisionales sí, pero, ¿hasta cuándo? Ni ellos lo saben ni la Conselleria de Cultura parece que tampoco. Porque esta situación lleva tiempo dilatándose. Y no sólo en el caso de estos altos cargos. En los que conciernen al director del Consorcio de Museos y del director general de CulturArts, unos puestos de libre designación que no tienen que hacer frente a ningún escollo legal, también se encuentran paralizados.

Ante todo esto, ¿cuál es el margen de maniobra para programar, organizar, restaurar o producir cualquier proyecto que tienen los nuevos gestores? "Claro que podemos tomar decisiones. No sólo hemos venido a pagar las facturas y ya está. Aunque en el caso del Instituto de Conservación y Restauración tenemos mucha obra empezada. Seguiremos con ella pero, para el próximo año, marcaremos nuevos criterios para apostar por la racionalización y otro planteamiento", afirma Contreras. Los cuatro son cautos a la hora de explicar cuáles van a ser sus líneas de actuación. No se sabe si es por prudencia o por esa falta de información sobre hasta cuándo ocuparán el cargo puesto. Sin embargo, algunos vislumbran algunas de sus intenciones.

El titular del Instituto del Audiovisual y la Cinematografía mantiene su apuesta por seguir programando cortometrajes dentro del circuito de programación audiovisual que recorre los municipios de la Comunitat. Además, prevé que tanto los documentales y largometrajes en los que hay participación del IVAC también lleguen a estrenarse en las localidades. "Queremos que las producciones valencianas vayan a los municipios", cuenta antes de asegurar que entre sus propuestas será la de insistir en la internacionalización de los proyectos rodados en la Comunitat. "Vamos a seguir asistiendo a ferias y eventos para seguir promocionando estos audiovisuales", asevera.

En el IVM, Marqués es consciente de que, como revelan muchos de los profesionales, es difícil igualar el listón dejado por Inmaculada Tomás. "He colaborado más de 20 años con ella. Hombro con hombro. Y pese a que puedo poner en marcha nuevos proyectos, voy a seguir apostando por el Coro, la Joven Orquesta, el apoyo al cant destil y la Sibil.la", augura. En el caso de Chaqués, sus palabras, aunque concisas, son vehementes. "Yo sigo trabajando como el día anterior a mi nombramiento, sólo que ahora recibo más llamadas", bromea. No quiere desvelar cuál va a ser su proyecto para las artes escénicas valencianas. Sin embargo, y tal y como manifiesta Moreno, los subdirectores "trabajan como mínimo a medio plazo".

Los cuatro, además, tienen la posibilidad de presentarse a los concursos cuando lleguen a convocarse. "La Conselleria nos ha comunicado que podemos acceder a la convocatoria", afirma el titular de Música. "Tenemos el apoyo de los responsables de Cultura", asevera Contreras. "Como forman parte de la plantilla de cada una de las subdirecciones, conocen las líneas de trabajo", manifiesta Moreno quien, por circunstancias de la lentitud de los concursos y la obligación de nombrar cargos provisionales, es jefe (director general de CulturArts) pero también homólogo de Chaqués, Contreras y Marqués.