El IVAM pagó 2.600.000 euros de más por obras de Gerardo Rueda

El IVAM pagó 2.600.000 euros de más por obras de Gerardo Rueda

Un nuevo informe desvela que el IVAM pagó 2,9 millones por piezas cuyo precio de mercado no supera los 300.000 euros

CARMEN VELASCO VALENCIA.

El nuevo IVAM adolece de los viejos problemas. Como antes o como casi siempre. El museo está en el ojo del huracán. Otra vez. Al museo valenciano le persigue el pasado y con él, los desmanes y las irregularidades. El día en que José Miguel G. Cortés fue nombrado oficialmente director de la pinacoteca valenciana declaró: «Haré lo imposible para que el IVAM ocupe el lugar que merece». Su «imposible» pasa por la gestión artística de la institución. No es él único que está haciendo «lo imposible» por la pinacoteca, pero en otros términos.

Hace dos años numerosos colectivos artísticos daban casi por «imposible» ver fuera del centro cultural a Consuelo Císcar. Hoy su gestión está siendo investigada por la Fiscalía Anticorrupción de Valencia. A ojos de la ciudadanía resultaba «imposible» saber cómo se había invertido el presupuesto del IVAM, como sucede con otras tantas instituciones públicas de la Comunitat, y hace 10 días se dio a conocer una auditoría de la Intervención General de la Generalitat en el que se detalla la gestión personalista de Císcar.

Esta investigación llegó la pasada semana a la Fiscalía Anticorrupción por dos vías (el propio IVAM, aunque Cortés sostiene que él no ha cursado ningún trámite, y la denuncia de UGT). El ministerio público abrió ayer diligencias para investigar si se cometieron irregularidades durante el mandato de Císcar, según Europa Press. Tras recibir esta documentación, Fiscalía estudiará si es objeto de delito la gestión de la exdirector respecto a la compra de obras de arte, la contratación de comisarios y los gastos de viaje, alojamiento en hoteles y comidas.

En la auditoría el interventor general analizó la compra de cinco obras seleccionadas de forma aleatoria y detectó que el importe pagado superaba el precio de mercado. El IVAM pagó entre un 45% y un 1520% más por piezas de Natividad Navalón, Julio Quaresma, Javier Arce, Juan Carlos Nadal y Xiaochun Miao. Por este conjunto se pagó 205.120 euros cuando la tasación del mercado se sitúa en 97.500 euros, según Intervención de la Generalitat.

Pero los sobrecostes también afectan a los fondos de Gerardo Rueda. LAS PROVINCIAS publicó el pasado viernes que la anterior dirección gastó tres millones en piezas del artista madrileño. Se tratan de ocho esculturas por las que el IVAM desembolsó 2.944.352 euros. Esta cantidad fue abonada por el IVAM en cuatro anualidades, desde 2006 a 2009. Cortés, tras la reunión del Consejo Rector, informó que se estaba trabajando en un «informe complementario», que se remitiría al interventor general, sobre esta operación y Joan Llinares, subdirector general de Administración, corroboró el importe cercano a los tres millones de euros.

La tasación complementaria, realizada por Jaime Brihuega Sierra y Javier Pérez Segura, profesores de Historia y de Historia del Artes de la Universidad Complutense de Madrid, respectivamente, revela que en las ocho piezas de Rueda se pagó por encima del precio de mercado.

En el caso de las grandes esculturas de Rueda, que se expusieron en la Malvarrosa en marzo de 2007, los sobrecostes superan los 2.600.000 euros, según la documentación a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS. Por Altamira, 1973 se pagó 567.990 euros y los tasadores dicen que «no debiera superar el 10% de lo que se pagó en su día», es decir, se debería haber abonado tan sólo 56.799 euros. Ese 90% de más se desembolsó en otras cuatro piezas: Gran relieve, 1995-1996 (360.000 euros), Mural de Construcción Rusa I (567.990 euros), Polar II (567.990 euros) y Sin título (567.990 euros). Por este conjunto se desembolsó alrededor de 2.628.000 cuando, según la valoración de los profesores de la Complutense, se debería haber abonado alrededor de 268.000 euros, según precio de mercado.

La tasación complementaria, que ya se ha remitido a Intervención General para que lo incorpore al informe definitivo, apunta que el precio de mercado de otras tres piezas estaría «entre 4.000 y 8.000 euros» pero el IVAM superó de largo esa cantidad: Rotondo (rosa) se compró por 113.597 euros; Bodegón cerradura, 85.198 euros; y Bodegón olvidado, 113.598 euros. Por este lote se pagó 311.000 euros cuando la comisión de evaluación considera que su precio oscila entre 12.000 y 24.000 euros (a razón de 4.000 a 8.000 euros por pieza). Los expertos calculan que por estas tres piezas se debería haber abonado 24.000 euros como máximo, pero se invirtió 311.000 euros. En esta transacción hubo un sobrecoste de 287.000 euros.

Estos datos ya están en manos del ministerio público y a partir de aquí se depurarán responsabilidades si las hubiere.

La defensa de Císcar

Ante esta situación, la exdirectora del IVAM se considera «víctima de un trato inhumano, degradante y vejatorio», que lesiona su «honor y dignidad». Así se pronunció ayer Císcar en un comunicado donde sostiene que ha conocido por los medios de comunicación que se ha presentado una denuncia contra ella ante Anticorrupción. En su escrito de ayer, la exdirectora expone su situación «de absoluta indefensión», ya que desconoce «las actuaciones consideradas irregulares y las acusaciones que de ellas pudieran derivarse», por lo que requiere «amparo de la autoridad competente».

Císcar considera que «de la irregular, parcial y sesgada información producida por la filtración del informe de la Intervención General se deducen graves perjuicios morales y materiales» para su persona. Lamenta que no se le haya ofrecido «ningún tipo de información ni audiencia previa» que le permitiera «razonar y justificar» las actuaciones del citado Informe. orar sus propias alegaciones, ya que sigue «desconociendo los hechos objeto de investigación».

Císcar lamenta haber conocido de nuevo por la prensa que el Consejo Rector del IVAM acordó el pasado viernes, tras rechazar «requerirle directamente», elevar consulta a la Intervención General para que se haga ese requerimiento y pueda plantear sus alegaciones.

En su segundo comunicado denuncia una «indiscriminada y tendenciosa difusión de una filtración» del informe de la Intervención de la Generalitat sobre su gestión en el IVAM, «cuyo único origen posible es la propia administración». Císcar anunció que va a solicitar la inmediata paralización del procedimiento iniciado contra ella, «sin perjuicio de las medidas cautelares que pudieran proceder».