Las galerías valencianas salen fortalecidas tras su paso por ARCO

Las galerías valencianas salen fortalecidas tras  su paso por ARCO

Las ventas de Luis Adelantado, Rosa Santos y EspaiVisor en la feria de Madrid evidencian la recuperación del mercado del arte

CARMEN VELASCO

valencia. Este año una de las piezas de ARCO más fotografiadas por los medios de comunicación y por el público fue una obra de Wilfredo Prieto, artista cubano nacido en 1978 y ganador del premio Cartier. Se trata de un vaso de vidrio transparente con agua en su interior. Su precio, 20.000 euros. Donde unos veían una pieza de arte conceptual, otros veían un recipiente con agua sin más. Todo depende del color del cristal con que se mira.

Al margen de la anécdota, las galerías valencianas que asistieron a esta edición de ARCO han visto el vaso medio lleno, pero no se refieren a la pieza de Prieto sino a la feria madrileña. El balance es positivo, tanto por las ventas, por la visibilidad de los artistas y por el público. «Venimos ilusionadas de ARCO. La crisis no ha pasado, pero se atisban tiempos mejores. En estos momentos, el mercado del arte empieza a recuperarse. Aún falta mucho, pero en la feria ha habido un repunte de las ventas», señaló Olga Adelantado, responsable de la galería Luis Adelantado y presidenta de la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat (La VAC).

El optimismo se justifica con cifras. ARCO ha cerrado su 34ª edición con un crecimiento del 10% en el número de visitantes profesionales, en sus dos primeras jornadas, contabilizado la asistencia de más de 27.280 coleccionistas y profesionales, según la organización. «El balance es positivo porque ha funcionado mejor que el año pasado», aseguró Adelantado.

Rosa Santos, de la galería homónima, destacó, además de las ventas, la visibilidad de los artistas representados. «Parece que la crisis está pasando y que los compradores han vuelto a la feria», señaló.

A las galerías valencianas les «compensa acudir a ARCO». De la feria salen fortalecidas aunque, como matiza Santos, tienen «los pies en el suelo» porque el sector continúa moviéndose en un terreno «difícil».

Detrás de las operaciones comerciales del certamen de arte contemporáneo están los coleccionistas privados. «Las instituciones no han adquirido obra», señaló Santos. Es el cliente, en su mayoría, nacional el que se ha interesado por las piezas de Greta Alfaro, Moisés Mañas, Chema López y Xisco Mensua, detalló la galerista. Olga Adelantado destacó que es «ilusionante» que sean los compradores nacionales (desde el País Vasco hasta Barcelona y Madrid sin obviar Murcia, Granada y otras ciudades más pequeñas) quienes muevan el mercado. En cambio, lamentó que Valencia «está a cero». El coleccionista de arte de la Comunitat es una especie minoritaria.

Otro indicio de que el mercado del arte se recupera es que los coleccionistas vuelven a «estar abierto», matizó Adelantado, es decir, no buscan sólo piezas de artistas consagrados. Se arriesgas y apuestan por nuevos valores. En el caso de su galería, Adelantado señaló el caso del artista vasco Darío Villalba.

El director del IVAM, José Miguel G. Cortés, se detuvo en los expositores de las galerías valencianas pero la pinacoteca no compró obra como sí sucedió en años anteriores. Por último, el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOGV) publicó ayer el nombramiento de Cortés como gerente de la pinacoteca después de que el pasado viernes se aprobara el reglamento de organización y funcionamiento del museo.