Cortés cede y el IVAM expondrá la obra de Navarro seis meses al año en otra sala

La consellera María José Català y José Miguel G. Cortés, ayer, momentos antes de que comenzara el consejo rector del IVAM. :: damián torres/
La consellera María José Català y José Miguel G. Cortés, ayer, momentos antes de que comenzara el consejo rector del IVAM. :: damián torres

El museo desmantela la galería 1, que llevará el nombre del escultor, y el director negociará con el artista dónde exhibir la donación

CARMEN VELASCO VALENCIA.

Miquel Navarro mantendrá su presencia en el IVAM. El director, José Miguel G. Cortés, negociará con el artista una nueva sala donde exponer la obra del escultor. Y lo hará desde hoy y a petición del consejo rector, que se reunió ayer en convocatoria urgente para tratar únicamente esta cuestión. Fue un encuentro largo, de casi tres horas y media, en el que las posturas no estaban tan próximas después de unos días intensos en que las partes enfrentadas se arrogaron la razón. La pinacoteca cerró sus puertas, a las 19 horas, mientras el consejo rector debatía sobre el futuro de la exposición permanente del autor de 'El Parotet'. Hubo fumata blanca alrededor de las 20.15 horas y por unanimidad.

Tras la reunión del órgano rector, no hubo explicaciones oficiales. Ni la presidenta del consejo, la consellera María José Català, ni el director del IVAM detallaron los términos de la negociación. Se ha marcado una hoja de ruta que se ha de desarrollar en los próximos meses. En el acuerdo se especifica que «el director gerente del IVAM lleve a cabo la negociación con el artista». O sea: Cortés deberá dar solución al problema que él creó anunciando el cierre de la galería 1, donde desde septiembre de 2013 se exponía parte de las piezas donadas por el artista mislatense.

El sustituto de Consuelo Císcar deberá buscar salas alternativas para mostrar la obra de Miquel Navarro. Es deseo del artista y de la consellera de Cultura que las piezas del escultor estén exhibidas con carácter permanente en la pinacoteca. A partir de aquí nace una doble negociación: elegir un espacio que no sea la galería 1, que se dedicará a exposiciones temporales, y marcar un calendario. La propuesta del artista, que se estudió ayer en el consejo rector, es que su obra se exhiba al menos seis meses al año. Sólo así el autor de 'La Pantera Rosa' vería reparada la «humillación» que supuso, según sus palabras, el anuncio de desmantelar la sala permanente. Y Cortés, responsable de la programación, acepta la imposición de la conselleria de Cultura y del órgano rector de buscar espacios para exponer la obra de Navarro en dichos términos a pesar de que justificó que la sala permanente se supeditaba a la ampliación del museo y cuestionó que Navarro tuviera espacio propio en lugar de Renau, Alfaro, Genovés o Yturralde.

A partir de aquí dependerá de la capacidad diplomática de Cortés aproximarse al escultor que se ha sentido agraviado por su propia decisión. Cultura no dictará al director el espacio ni la filosofía de las exposiciones del autor mislatense, pero sí le indica a Cortés que busque espacio en el museo y meses en el calendario. ¿Cuándo será viable el acuerdo? Depende de la evolución de las negociaciones de Cortés con Navarro.

El acuerdo del consejo rector alivia a Cortés en tanto que la galería 1 no será la sala permanente para las piezas de Navarro, es decir, no será ese el espacio donde se exhiba la obra del artista sino en otros emplazamientos aún por deteminar y en función de la programación. El 30 de noviembre se desmantelará la galería 1, como anunció el responsable del IVAM, y se preparará para acoger la muestra temporal 'En tránsito', que incluye un centenar de obras de los fondos de la pinacoteca, entre ellas del creador valenciano.

De momento y hasta que se encuentre otro emplazamiento para la donación de Navarro, la galería 1 llevará el nombre de Miquel Navarro. Es otra de las peticiones del escultor que ha sido aceptada por el órgano rector del museo, que no deja de ser un gesto a favor del escultor.

A estas conclusiones llegaron los integrantes del consejo del IVAM tras más de tres horas de reunión. Se debatió en profundidad el conflicto abierto entre la institución y el escultor. Se oyeron a todos los miembros y se analizaron las cuestiones jurídicas que afectan a la donación de más de 500 piezas. Fue costoso llegar a puntos de encuentro y conciliar posiciones, pero Cortés, que pese a ser desautorizado por Cultura no puso su cargo a disposición del consejo rector, se prestó a tender la mano al escultor.

El mislatense donó al IVAM 324 dibujos, 81 esculturas, 23 pinturas, 40 acuarelas, 11 fotografías, seis collages, cuatro bocetos, dos miniaturas y 21 cuadernos. Desde sus primeras pinturas de 1964 hasta sus últimas acuarelas de 2004, la donación de Miquel Navarro resume 40 años de una vida dedicada y consagrada al arte. Navarro es el artista más representado en la colección del museo, tras su aportación de más de 500 piezas, después de Julio González e Ignacio Pinazo, con cuyas colecciones se fundó el IVAM. Si el principio de acuerdo no logra hacerse realidad, en juego estará una donación valorada en 18 millones de euros.