El ministerio asegura que las filtraciones de agua «no han dañado las obras de arte»

C. VELASCO VALENCIA

La visita de los concejales Alfonso Novo y Mayrén Beneyto a los trabajos de ampliación del San Pío V sirvió para que el Ministerio de Cultura demostrara que no hay agua en los almacenes recién inaugurados pese a las filtraciones de las últimas lluvias, que «no han dañado las obras de arte». En los sótanos ya reposan unas 3.000 pinturas de las alrededor de 40.000 piezas de la pinacoteca, que no se ha cerrado a las visitas pese a la actuación.

En los diversos almacenes se reparten los peines que contienen las obras y, además, para poder colocar las de mayor formato se ha habilitado una «sala de los rollos» en los que las piezas (unas 130 en este momento) sin bastidor se disponen en piezas cilíndricas.

El jefe de Infraestructuras del Ministerio comentó que la obra de la V fase no ha provocado «ninguna grieta» y que las «fisuras» tienen unos siete años. «Supongo que se repararán las grietas como ya se han eliminado otras, pero no son graves en absoluto», remarcó el arquitecto del departamento de Wert.

El recorrido por las nuevas instalaciones del museo valenciano acudieron no sólo el arquitecto responsable del proyecto de ampliación, Álvaro Gómez Ferrer, sino también la directora del San Pío V, Paz Olmos.

La finalización de la V fase, que tiene un presupuesto de 8,3 millones de euros, está programada para después del verano de 2016.