Un verano negro deja el doble de ahogados en la Comunitat

Un socorrista observa a los bañistas en la playa. / damián torres
Un socorrista observa a los bañistas en la playa. / damián torres

Casi medio centenar de personas mueren en playas y piscinas y los socorristas alertan de un repunte este mes al acabar el servicio de vigilancia

M. GUADALAJARA

valencia. Un verano negro que deja el doble de ahogados en la Comunitat que los que hubo el año pasado. Son 46 las personas fallecidas por ahogamiento, según el último informe realizado por la Real Federación de Salvamento y Socorrismo tras el cierre del mes de agosto. Cerca de medio centenar de personas mueren en las playas y piscinas de la región. Tras el verano, el peligro crece: la mayoría de los incidentes ocurren sin vigilancia y con el fin de este servicio en septiembre, podría aumentar el riesgo.

Hace dos semanas, antes de dar comienzo a la segunda quincena del mes de agosto el recuento ya era alarmante: 37 fallecidos. Pero durante los últimos quince días del mes, nueve personas han muerto en las playas y piscinas de la Comunitat. Las cifras se disparan superando así a las del año anterior, en el que ocurrieron 25 ahogamientos en medios acuáticos, tal y como recuerdan desde la Real Federación.

Las playas de la Comunitat son en las que más se producen estos dramáticos incidentes de toda España, superando los ocurridos en las costas andaluzas y en la catalana. La mayoría de los ahogamientos en la región, se padecieron en la zona alicantina, en concreto en la Costa Blanca, donde han sucedido 20 del total de estas muertes. Valencia es la siguiente provincia en la que se suman más víctimas debido a este fenómeno, con 17 ahogados, seguida de Castellón, con nueve.

«En determinadas zonas si se alargara la temporada se podrían evitar riesgos que cuestan vidas»

En las playas valencianas el 73% de los casos de ahogamiento se producen cuando no hay vigilancia. Las franjas horarias más peligrosas son aquellas en las que no está activo el servicio y no hay socorristas. La advertencia es reiterada desde la Real Federación: el riesgos es más elevado si se accede al baño cuando no hay vigilancia. En la zona levantina preocupa especialmente que que a partir de septiembre se terminen los servicios de socorrismo de la temporada. El clima y el buen tiempo propio de la región alarga hasta mediados de octubre y mantiene a los valencianos y turistas con ganas de pegarse un baño.

Desde la federación temen que en este mes haya un repunte de ahogados al terminar los servicios en las playas valencianas. Por ello piden a los ayuntamientos que se gestione la vigilancia en función a la afluencia de cada playa. «En determinadas zonas si se alargara la temporada se podrían evitar riesgos que pueden costar vidas», advierten.