El valenciano hospitalizado en Punta Cana tras una caída volverá a casa en una semana

Jesús García, antes del accidente en el hotel de Punta Cana. / lp
Jesús García, antes del accidente en el hotel de Punta Cana. / lp

El cónsul en la República Dominicana pide al hotel donde se accidentó que acoja a la familia hasta que pueda retornar

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

Jesús García, el vecino de Alaquàs hospitalizado en Punta Cana (República Dominicana) tras la grave caída sufrida durante sus vacaciones, podrá volver a España en el plazo de una semana y siempre que en las próximas horas reciba el alta hospitalaria.

Tal y como señaló ayer su hijo Javier, que se desplazó hasta el país caribeño para ayudar a sus padres, todo dependerá de la modalidad elegida. Según le han explicado desde la empresa que les aseguró el viaje, si se opta por un retorno en un asiento businees con acompañamiento médico podrían coger un vuelo en un plazo de tres días a contar tras el alta, aunque si la opción recomendada pasa por un viaje en camilla sería preciso desmontar una fila de asientos, por lo que se demoraría una semana aproximadamente.

También señaló que han recibido la visita del cónsul de España en la República Dominicana, Javier Moreno, quien les dijo que iba a ponerse en contacto con el hotel donde se produjo la caída para ver si podrían alojarlos una vez dejen el hospital y hasta que puedan tomar un vuelo. Cabe recordar que tuvieron que abandonarlo el pasado sábado, una vez finalizada su reserva sin haberla aprovechado, pues el accidente se produjo durante el primer día de estancia. Tanto Javier como la mujer de Jesús, Araceli, tuvieron que hospedarse en otro alojamiento asumiendo ellos los gastos.

Jesús se rompió el fémur y la cadera y tuvo que esperar tres días para ser operado

Pese a que disponían de un seguro de viaje y de otra cobertura particular que sumaban más de 30.000 euros, los gastos sanitarios derivados de la atención médica recibida han sido muy superiores, lo que les ha ocasionado un desembolso que supera los 6.300 euros. De hecho, decidieron hacer pública su situación a través de LAS PROVINCIAS para conseguir ayuda para una pronta repatriación, así como para dar a conocer a la opinión pública que en caso de accidente grave como este no siempre es suficiente.

Jesús se cayó el primer día de estancia tras resbalar en un charco del baño, rompiéndose el fémur y la cadera y comenzando un calvario que incluyó una espera de tres días hasta ser operado -una vez el seguro pudo tramitar los pagos que reclamaba el hospital- y complicaciones en la intervención que requirieron el ingreso en la UCI durante varias jornadas. «Tenemos ganas de que esto acabe ya y de poder volver cuanto antes», dijo Javier.