El vaivén de protestas no cesa

Un momento de la protesta en la plaza de Manises en la que participaron trabajadoras de los centros Mujer 24 horas, ayer. / lp
Un momento de la protesta en la plaza de Manises en la que participaron trabajadoras de los centros Mujer 24 horas, ayer. / lp

Los centros de menores desconvocan las manifestaciones después de que la Generalitat apruebe in extremis abonar parte de la deuda Trabajadores de residencias y de atención a la mujer retoman las concentraciones

D. G.

valencia. En este final de legislatura, y a las puertas de las elecciones autonómicas, resulta difícil encontrar un día en el que algún colectivo, la mayoría de las veces profesional, no proteste por la acción -o inacción- del Consell. Ayer fue el turno de los trabajadores de distintos servicios asistenciales, como residencias de mayores, centros de día, de ayuda a domicilio y de centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género de titularidad pública pero de gestión indirecta, que se concentraron tanto a las puertas del Palau de la Generalitat como de la sede de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas para reclamar la firma de un nuevo convenio colectivo para «dignificar las condiciones laborales», según fuentes de CCOO. Desde la formación sindical lamentaron que el departamento que dirige Mónica Oltra «ha permitido esta situación y no ha defendido a este sector, como lo hizo en la equiparación salarial del Instituto Valenciano de Atención Sociosanitaria (IVASS) o en el incremento de salario de los trabajadores de centros de menores concertados, que subirá entre un 9 y un 10,3% en los próximos tres años». Ante las protestas, altos cargos de la conselleria atendieron a los representantes sindicales. Tras ello, la secretaria general de la FSS-CCOO, Rosa Atiénzar, indicó que la Administración había adquirido «el compromiso de estudiar la situación del calendario de las licitaciones para valorar una salida que se ajuste a la legalidad vigente». De hecho, la propia Oltra recordó también ayer quela colaboración público-privada en el ámbito de las residencias de mayores es la tercera opción para la Generalitat, después del modelo público y el vinculado a entidades sin ánimo de lucro.

Frente a ello, la también vicepresidente sí consiguió desactivar las protestas que habían programado para hoy los trabajadores de centros de menores ante los impagos del Consell. Las plantillas dejaron en punto muerto las concentraciones ante el compromiso de que se iban a aprobar en el pleno del Consell cinco de los ocho expedientes pendientes -para tramitar el pago de los importes adeudados- y de que el próximo lunes se va a mentener una reunión para terminar de perfilar el calendario.

Sin embargo, la situación de estas residencias de niños y adolescentes tutelados ha llevado al Síndic de Greuges de la Comunitat, José Cholbi, a intervenir por lo que ha iniciado una investigación. Representantes de la Asociación Profesional de Instituciones de Menores en la Comunitat (Apime) trasladaron a Cholbi las dificultades que arrastran estos centros y que se han dirigido a la fiscalía para denunciar la «falta de cobertura de las necesidades básicas de los menores bajo la tutela de la Generalitat».

Más