Usuarios estallan contra el abandono de los trenes

Usuarios estallan contra el abandono de los trenes

Viajeros del ferrocarril protestan en la Estación del Norte por la falta de personal y convoyes y exigen reestructurar los horarios y las frecuencias

DANIEL GUINDO

valencia. Alrededor de un centenar de usuarios de la red ferroviaria de la Comunitat se concentraron ayer tanto en el hall de la Estación del Norte de Valencia como en el acceso principal para protestar por los retrasos, aglomeraciones y cancelaciones de trenes que sufren, casi a diario, en las líneas de Cercanías y Regional valencianas.

Al respecto, Juan Ramón Ferrandis, coordinador de la plataforma en defensa del ferrocarril de CGT y uno de los portavoces del conjunto de agrupaciones participantes, explicó a LAS PROVINCIAS que, en los últimos dos años, se han suprimido alrededor de 4.000 trenes de Cercanías, especialmente, y Regionales, «y eso ha originado que la calidad del servicio baje». De hecho, puso de manifiesto que en los últimos nueve años, estas líneas han perdido unos diez millones de pasajeros.

Provistos de pitos y pancartas reivindicativas, en las que se podía leer «tren sí, AVE no» o «salvem el tren», los usuarios irrumpieron en el hall de la estación para dar visibilidad a su malestar para, posteriormente, trasladarse al acceso principal, donde continuaron con la protesta hasta las 13.00 horas para evitar molestar a los viajeros que a partir de esa hora llegaban a Valencia para asistir a la mascletà.

Ferrandis agregó que «el problema es que falta personal, faltan trenes y falta mantenimiento, y eso repercute en la calidad del servicio y, a la larga, en la seguridad». De hecho, la supresión de trenes suele deberse a averías, pero también a la falta de personal o a que se haya producido algún arrollamiento.

Ante ello, los afectados reclaman que se prioricen las inversiones -en la actualidad, la mayoría destinadas a las líneas de AVE- y que, de forma momentánea, se reestructuren los horarios y las frecuencias. «Queremos que, de momento, las necesidades se cubran con el material y el personal existente en la actualidad para evitar las supresiones de última hora». Por otra parte, este portavoz quiso poner el acento también en la necesidad de adaptar los convoyes y las estaciones a las personas con movilidad reducida, «pero también en cosas como la iluminación, y el acondicionamiento de las salas de espera y los baños». Los usuarios, incluso, lamentan que se producen averías en las canceladoras que no se solventan con toda la celeridad que sería conveniente y reclaman, a medio plazo, la renovación del material rodante.