Las urgencias de Barceló

Personal sanitario en un hospital. / C. Chambó
Personal sanitario en un hospital. / C. Chambó

Una solución al malestar creado por la retirada de ambulancias en atención domiciliaria, desbloquear el plan de recursos humanos y atajar las listas de espera quirúrgica apremian en la agenda de la consellera de Sanidad

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

Un nuevo curso está a la vuelta de la esquina. Sobre las mesas de trabajo de la Administración autonómica las agendas están abiertas a la espera de que los asuntos anotados se resuelvan. Y entre ellas, unas cuantas recogen citas pendientes de la Conselleria de Sanidad. Cuestiones que dejó sobre la mesa Carmen Montón se han convertido en urgencias que tendrá que atender su sucesora, Ana Barceló. Listas de espera, respuesta al malestar generado por la retirada de ambulancias al personal de atención domiciliaria, el enquistado plan de recursos humanos, el proyecto Espai Ernest Lluch para reactivar la vieja Fe y cerrar los interrogantes sobre la reversión del Hospital de La Marina aguardan respuesta de una consellera de quien en el ámbito sanitario se predica un perfil gestor alejado del más político que mostraba la anterior titular de Sanidad.

El asunto candente, dada su vigencia, y por tanto uno de los más apremiantes, es la retirada de las ambulancias para trasladar a los profesionales sanitarios para asistir urgencias a domicilio. Todos los sindicatos, también el Colegio de Médicos, han mostrado su malestar y reclamado una solución a una situación que el sindicato médico Cesm llegó a calificar de «caos» y para la que la institución colegial pide respuesta «rápida».

La titular del departamento autonómico tiene ante sí el reto del Espai Ernest LLuch y la reversión del Hospital de Dénia

Al frente de Sanidad

Carmen Montón.
Ministra de Sanidad | Durante su etapa al frente de la Conselleria de Sanidad dejó abiertos algunos asuntos a los que ahora tendrá que ofrecer respuesta su sucesora en el Consell, Ana Barceló.
Ana Barceló.
Consellera de Sanidad | La titular del departamento de Sanidad se enfrenta a un curso en el que tendrá que afrontar asuntos de la agenda que dejó abierta su predecesora

Las críticas y quejas se desencadenaron ante el nuevo contrato de ambulancias, fraguado en el periodo de Montón. Se excluyó el transporte sanitario para llevar a los profesionales hasta el domicilio de un paciente. Ahora acuden en su propio vehículo o en algún caso en coches eléctricos habilitados para esta necesidad. Han denunciado que hay retrasos de hasta dos horas; las alternativas no satisfacen y las quejas arrecian. Desde la conselleria explicaron a LAS PROVINCIAS días atrás que se trabaja en la búsqueda de una solución global.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló.
La consellera de Sanidad, Ana Barceló. / LP

Cuando Montón emprendió viaje al madrileño paseo del Prado dejó pendiente el Plan de Ordenación de Recursos Humanos (PORH). Los sindicatos no dejan de reclamarlo. Desde que se aprobó en marzo de 2017 se espera su publicación para arrancar. Su trascendencia radica en que del mismo depende conocer las necesidades y cómo organizar los recursos humanos. Además, encierra la clave de otro espinoso tema: la jubilación forzosa.

El documento se redactó para 2017/2019 y se acerca el último ejercicio de ese segmento temporal. Los anuncios de que quedaba poco para que viera la luz no han faltado. En noviembre la entonces consellera pidió al ministerio medidas para disponer de más médicos mientras el PORH seguía pendiente. Montón aseguró que «en breve» estaría el decreto. Han corrido los meses, la entonces consellera dirige ahora el Ministerio de Sanidad y su sucesora en el Consell, Ana Barceló, tendrá que abordar una cuestión sobre la que los representantes de los trabajadores no apartan la mirada.

Sanidad asegura que buscan una solución global a la retirada de ambulancias

Las listas de espera son uno de los mayores quebraderos de cabeza de los gestores sanitarios. La propia Barceló refirió al llegar al Consell que poner fin a las mismas era su principal reto. Los resultados han mejorado, pero todavía son 61.800 los valencianos que tienen que soportar demoras para operarse y por tres meses de media conforme a los últimos datos. Presentó sus cartas para ganar esta partida: «Colaboración interna» entre los equipos de los diferentes departamentos de salud para que «unos puedan asumir las listas de otros», mantener el plan de choque de colaboración público-privada y el autoconcierto. Los resultados se irán viendo en los próximos informes.

El plan para organizar los recursos humanos caduca en 2019 y aún no se ha publicado

La agenda de la sanidad valenciana incluye también actuaciones en infraestructuras que ya acumulan retrasos y cambios de agenda. Barceló tiene ante sí el reto del inicio de las obras del Espai de Salut Ernest Lluch, proyecto que reactivará la antigua Fe. Los vaivenes en los plazos los reconoció la conselleria al advertir en julio que el primer semestre de 2019 es la fecha para iniciar las obras. La inauguración se retrasará en relación a los plazos anunciados por el equipo anterior. Ahora, la puesta en marcha del centro de salud está prevista para el segundo semestre de 2020 -Montón dijo finales de 2019 o principios del año siguiente-, mientras que el de especialidades empezará a dar servicio en el segundo semestre de 2021 frente a la previsión inician a que apuntaba finales de 2020. Responder al interrogante sobre la reversión del Hospital de Dénia está también en la agenda de una consellera que llegó a su despacho en junio cuando ya estaban abiertas algunas carpetas que ahora Barceló tendrá que cerrar.

Instalaciones de la antigua Fe.
Instalaciones de la antigua Fe. / Damián Torres

5 asuntos que esperan la respuesta de Barceló en vísperas del nuevo curso

Personal El plan de recursos humanos, en el cajón

El Plan de Ordenación de Recursos Humanos (PORH) lleva cerca de año y medio en el cajón. Está pendiente de la publicación del decreto que permita su aplicación. La consellera de Sanidad, Ana Barceló, tiene ante sí la papeleta de resolver una cuestión que los sindicatos no dejan de recordar. Es el documento que permitirá conocer las necesidades y disponibilidad de profesionales en la sanidad valenciana. En marzo de 2017 los representantes de los trabajadores y la conselleria -entonces dirigida por Carmen Montón- aprobaron el plan con vigencia para 2017-2019. «Caducará sin estrenarse» es una de las afirmaciones que se han escuchado desde filas sindicales.

Ambulancias El escollo de la retirada del transporte sanitario

El contrato de ambulancias, fraguado en el periodo previo a la llegada de Barceló al despacho de Micer Mascó es otro escollo que tiene que salvar la actual titular del departamento. El malestar por la retirada del transporte sanitario al personal médico y de enfermería de atención a domicilio es notorio y creciente. Los sindicatos han manifestado sus críticas y lo ha hecho también el Colegio de Médicos solicitando una salida «segura». La Conselleria de Sanidad trabaja por la búsqueda de una «solución global» para todos los departamentos, si bien hasta ahora no se ha concretado el camino que se emprenderá.

17

meses, desde marzo del año pasado, lleva aprobado el Plan de Ordenación de Recursos Humanos a la espera del decreto que permita su activación.

Demora quirúrgica La lucha contra las esperas para operarse

Nada más asumir la gestión de la sanidad pública valenciana, Ana Barceló adelantó que su prioridad eran las listas de espera. Fijó como primer reto reducirlas y anunció la colaboración entre departamentos para conseguirlo. Los últimos resultados conocidos, los correspondientes al segundo trimestre de este año -hasta junio-revelan una mejoría respecto a un año antes, si bien todavía quedan 61.800 personas pendientes de pasar por el quirófano, cifra que coincide con el número de pacientes inscritos en el temido listado en diciembre del pasado año. Lo mismo ha sucedido con el tiempo de demora; ha descendido, pero aún hay una espera media de tres meses.

Infraestructuras El proyecto del Espai de Salut Ernest Lluch

Un asunto que apremia es la antigua Fe, el Espai de Salut Ernest Lluch. El proyecto, anunciado por Montón, ya ha sufrido varios cambios en los plazos. Algunos se han visto superados; otros se acercan al límite. Las actuaciones en el edificio recayente a Joaquín Ballester para construir un centro de Urgencias provisional -inicialmente estaban previstas en 2017- Sanidad explicó en julio que sería este mes cuando arrancarían. El pasado jueves la conselleria explicó a LAS PROVINCIAS que «se han iniciado los preparativos, pero la obra en sí no ha empezado». Para los centros de salud y especialidades señalaron que la inauguración se retrasará sobre los plazos de Montón.

90

días, tres meses, es la demora media que soportan los valencianos desde que les indican una intervención hasta que llegan al quirófano. Las que mayor número de pacientes acumulan en espera son las operaciones de juanetes, hernia, catarata y prótesis de rodilla.

Las reversiones La respuesta al futuro del hospital de Dénia

Tras revertir a la sanidad pública el Hospital de La Ribera se espera conocer qué sucede con el centro sanitario de Dénia. El proceso a seguir en este caso, según lo conocido hasta el momento, será distinto al de Alzira. Los primeros apuntes pasaban por la adquisición de las acciones de DKV por parte del Consell. El pasado junio Barceló mostró en la capital de La Marina Alta su compromiso de «acelerar en lo posible la reversión de Dénia, pero con todas las garantías jurídicas».

Más sobre Sanidad

Fotos

Vídeos