La Universitat reclama la mejora salarial prometida y una bajada de tasas

Mestre, en el centro, junto a la consellera Pascual (a su derecha), durante el acto de ayer. / irene marsilla
Mestre, en el centro, junto a la consellera Pascual (a su derecha), durante el acto de ayer. / irene marsilla

Mavi Mestre mantiene la reivindicación de un nuevo plan de financiación para que el sistema continúe «en posiciones de liderazgo»

J. BATISTAVALENCIA.

El curso 2019-2020 también empieza para las universidades valencianas. El pistoletazo de salida se dio ayer en la decana, la Universitat de València, con la solemne ceremonia de apertura del ejercicio organizada en el Paraninfo del edificio de La Nau. Como es tradición, el acto tuvo una elevada carga reivindicativa desde el punto de vista social, económico y en relación a las políticas que afectan a la educación superior.

En su discurso, la rectora Mavi Mestre insistió en la necesidad de poner en marcha el convenio colectivo del personal laboral, del que sólo existe un preacuerdo firmado poco antes de las elecciones y que implica importantes subidas salariales para los docentes y el PAS no funcionario. La rectora señaló que «hay que conseguir que se aplique con la financiación incluida en los presupuestos de la Generalitat, pues supondrá un incremento salarial del 35% para nuestro profesorado asociado, del 13% para los ayudantes doctores y del 3% para los contratados doctores y los colaboradores».

Mestre, que insistió en que la universidad «sigue inmersa en un escenario postcrisis», hizo referencia a la subida de las tasas experimentada en los últimos años del PP (de hasta un 33% en las primeras matrículas) y aunque reconoció el descenso aplicado con el Botánico (un 15% en dos ejercicios) insistió en que es preciso una nueva minoración, «igual que se están incorporando nuevos programas de becas».

La consellera Pascual anuncia la creación de un centro para captar investigadores

Tampoco se olvidó de la ya casi histórica reivindicación de la mejora de la financiación del sistema, recordando que la red pública dispone de menos recursos que hace una década. «Desde la comprensión de la situación financiera de las cuentas públicas valencianas, es urgente desarrollar un modelo que, desde la transparencia, la corresponsabilidad y el compromiso de servicio público permita encarar los horizontes de planificación de las universidades», dijo, así como mantener «las actuales posiciones de liderazgo». Además, reiteró el apoyo de la Universitat a la demanda social y política de reformar el sistema de financiación autonómica.

Por último, apostó por un pacto «por la educación pública, para cohesionar los diferentes niveles educativos», por la «universidad pública», con el objetivo de reforzar «la mayor fuente de progreso social de nuestra historia», y en defensa de la investigación, «para no perder el ritmo que nos ha aproximado, con muchos menos recursos, a las sociedades más avanzadas».

Por su parte, la consellera de Universidades, Carolina Pascual, anunció que se impulsará un instituto de excelencia que permita convertir a la Comunitat en un polo de atracción científica de alto reconocimiento. Durante su intervención resaltó que ayudará a la captación de talento y que complementará otras iniciativas como el programa Gen-T, que ha sido «un éxito». Sobre este, avanzó que la nueva convocatoria será «incluso mejor» ante la calidad de las solicitudes recibidas.