Las universidades pierden peso mundial por la falta de investigación

Ciudad Politécnica de la Innovación, en el campus de Vera. / i. m.
Ciudad Politécnica de la Innovación, en el campus de Vera. / i. m.

La Universitat y la Politècnica bajan puestos en uno de los rankings más afamados, que atribuye el descenso nacional a los recortes

JOAQUÍN BATISTAVALENCIA.

La universidad española pierde posiciones en el ranking QS, que junto con el de Shanghái es el más prestigioso del panorama mundial en cuanto al rendimiento de los centros académicos. La clasificación se basa en parámetros como la reputación, la investigación, la internacionalización o la capacidad de emplear a sus graduados, y analiza las mil mejores instituciones del mundo (de un total de 22.000). Incluye tres valencianas, todas ellas públicas, y lógicamente no escapan a la tendencia. A nivel nacional, 14 de las 27 que son analizadas bajan su posición global, y entre ellas están la Politècnica y Universitat de València. La otra que participa, la de Alicante, ha sido evaluada por primera vez. Los editores de la clasificación atribuyen los resultados españoles al efecto de los recortes en materia de investigación durante la crisis, un aspecto que, en el caso valenciano, no empeora a tenor del análisis específico sobre este parámetro. No sucede lo mismo en la mayoría de indicadores.

La Universitat Politècnica sigue situándose en el top diez nacional, liderado por la Universitat de Barcelona, la Autónoma (de la Ciudad Condal) y la Autónoma de Madrid. En cuanto a los subapartados analizados, donde más destaca es en la ratio de profesores por número de estudiantes (141 a nivel mundial). En global, ha pasado del puesto 310 de la edición anterior al 336 actual.

En cuanto a la Universitat de València, forma parte del grupo de instituciones que se ubican entre la 581 y la 590 del mundo, pues a partir de cierto nivel el ranking se mueve por horquillas en lugar de mostrar posiciones individualizadas. Hace un año estaba entre la 561 y la 570. El aspecto más destacado tiene que ver con su reputación, donde ocupa la posición 307, siendo la mejor de las tres valencianas. Este se deriva de las respuestas de una encuesta realizada por más de 94.000 académicos. Por lo que respecta a la de Alicante, entra dentro de la horquilla comprendida entre los puestos 701 y 750, y asciende al 483 del mundo en cuanto a la relación (ratio) entre profesores y estudiantes.

Pese a la bajada, la UPV continúa entre las diez mejores universidades del país

En el apartado referido a la investigación (número de citas de proyectos dividido entre el profesorado en un periodo de cinco años) la mejor posicionada vuelve a ser la Universitat de València, exactamente en el puesto 505, cayendo la Politècnica al 584. Como se ha indicado, este parámetro es importante para el análisis nacional que hacen los responsables del ranking, pero es cierto que los dos centros valencianos mejoran ligeramente su posición respecto al año anterior (518 y a partir del 601 respectivamente).

En el comunicado facilitado a los medios, Ben Sowter, director de la investigación, destaca el aumento en cuanto a internacionalización del sistema español -las valencianas se ubican del puesto 543 hacia abajo, peor que hace un año-, aunque señala que los datos «son menos positivos en el desempeño de las investigaciones, aunque el descenso en las citaciones no sorprende cuando se pone en contexto».

El experto añade que «la inversión en investigación exige tiempo para dar sus frutos y las universidades españolas han vivido durante seis años consecutivos un descenso en la financiación (entre 2008 y 2014)». También dice que el anuncio del Gobierno de aumentar esta partida fue muy positivo, aunque «llevará tiempo ver los resultados».

Discreta atracción docente

Otro de los aspectos críticos tiene que ver con la atracción de profesorado extranjero, pues lo hacen en menor medida que el resto, aspecto en el que las valencianas no cambian en nada su posición respecto a la clasificación previa. Y eso que el Consell ha impulsado un programa específico en este sentido que ya va por su segunda edición (GenT), que suma una treintena de incorporaciones. Por último, una de las caídas más llamativas se produce en la reputación de los empleadores (encuestas entre empresas sobre la capacidad de inserción de los grados de cada dentro), con más de cien posiciones de diferencia respecto al ranking anterior.

Más