El Tribunal Superior acepta el recurso contra la ZAL y abre la puerta a un cuarto parón

La entidad defensora de la huerta anuncia que pedirá la suspensión cautelar del plan cuando le sea posible para evitar más obras en los solares

P. MORENO

valencia. La Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del puerto se enfrenta por cuarta vez a una decisión judicial. El Tribunal Superior de Justicia ha admitido a trámite el recurso contencioso administrativo presentado el pasado día 20 contra el decreto del Consejo que aprobaba el Plan Especial y contra las determinaciones del Plan de Acción Territorial de la Huerta que afectan al ámbito de la mencionada ZAL.

Ahora se abre un periodo de 20 días hábiles, indicaron ayer fuentes de la plataforma «Huerta es Futuro, no en la ZAL», para que la Administración pública entregue la documentación del plan al tribunal, tras lo que se abrirá otro periodo con el mismo plazo para que se formule el recurso con los argumentos jurídicos que se consideren. En ese momento, precisaron, solicitarán la suspensión cautelar del proyecto.

La ZAL se extiende por 613.314 metros cuadrados, de los que 307.977 metros cuadrados serán los destinados a áreas logísticas. En el resto se ha potenciado el arbolado, las calles ajardinadas e incluso algún carril ciclista. No obstante, la plataforma rechaza todas estas modificaciones pactadas entre el Puerto y el Ayuntamiento, para reclamar la reversión de los solares a la huerta.

El Ayuntamiento adaptó el planeamiento anterior, pero rechaza revertir las parcelas en suelo agrícola

La petición de la suspensión se da por segura, aunque fuentes de la entidad señalaron que en este escenario, «la prudencia en el uso de gastos públicos y la responsabilidad a la hora de arriesgar inversiones privadas harían más que recomendable dejar en suspenso el desarrollo del Plan Especial de la ZAL, nuevamente cuestionado».

La previsión del plan es urbanizar una llamada área de reserva patrimonial, su conexión con el carril bici y mejoras del espacio de transición entre las viviendas limítrofes de Nazaret y Pinedo. El alcalde Joan Ribó ya se ha posicionado varias veces sobre este asunto, al entender que rechaza la construcción del polígono portuario, aunque considera inviable la recuperación. Según sus cuentas, el coste se elevaría a los 160 millones de euros.

Frente a esta posición, la plataforma ecologista que aboga por eliminar toda la obra dura, realizada hace años y que jamás ha sido utilizada por los recursos perdidos, cita como ejemplo lo ocurrido en la playa de El Saler a partir de los años 90 con la demolición de un paseo marítimo y la recuperación de cordones dunares y resto del litoral.

También está en marcha la campaña de financiación iniciada en la plataforma de crowdfunding Goteo para afrontar los gastos relacionados con el recurso. «Avanza a muy buen ritmo: hasta ahora, transcurridos 13 días se ha llegado a un 70% del objetivo a conseguir», dijeron.

Con los dos plazos abiertos, el del envío de la documentación y la entrega de la demanda, la previsión es que la suspensión cautelar llegue al tribunal en dos o tres meses, con lo que será el próximo gobierno municipal el que tenga que lidiar con este problema casi crónico.

Los defensores del polígono industrial sostienen que desde 2011 se han recibido más de medio centenar de demandas de empresas interesadas en instalarse en la ZAL, entre ellas 15 operadores logísticos mayoritariamente relacionados con la comunidad portuaria, diez promotores inmobiliarios, ocho consultores y un fondo de inversión.