Una de cada tres estaciones de Cercanías en la Comunitat Valenciana todavía no es accesible para discapacitados

Un tren de Cercanías en la estación de Utiel, en una imagen de archivo. / irene marsilla
Un tren de Cercanías en la estación de Utiel, en una imagen de archivo. / irene marsilla

Alrededor del 30% del parque móvil sigue sin estar adaptado y los afectados reclaman una mayor inversión del Gobierno central

DANIEL GUINDO VALENCIA.

«La inclusión social pasa porque todos los discapacitados puedan moverse a cualquier punto de la Comunitat», algo que, al menos en el servicio valenciano de trenes de Cercanías, todavía no ocurre. Así resume Elvira Murcia, presidenta de la Asociación Por Una Vida Digna, el sentir del colectivo en relación a los problemas de accesibilidad que todavía hoy presenta esta red ferroviaria en la región. Una problemática que ha llevado a la entidad a reclamar al Gobierno central que acelere las actuaciones para conformar un servicio totalmente accesible.

En concreto, entre el 35 y el 40% de las estaciones de Cercanías de la Comunitat todavía no están totalmente adaptadas (dato aportado por fuentes de Renfe), por lo que las personas con movilidad reducida, especialmente las que utilizan sillas de ruedas, tienen casi imposible poder hacer uso de ellas. Pasos inferiores con escaleras, falta de ascensores o carencia del necesario recrecido de los andenes. En este línea, añaden las mismas fuentes, entorno al 35% del parque móvil de este servicio ferroviario todavía tiene que ser adaptado a las necesidades del colectivo.

Sin embargo, desde Renfe quisieron destacar que, de media, cada dos meses se pone en funcionamiento una unidad que ha sido adaptada (actuación que requiere una inversión de unos 600.000 euros por vehículo), mientras que, anualmente, se acometen obras para hacer accesibles entre siete u ocho estaciones. Por ejemplo, ahora se está trabajando en las de Silla y El Puig. Asimismo, resaltan que Renfe cuenta con un departamento específico para proceder a la adaptación de estaciones y apeaderos y que la compañía está en conversaciones con los ayuntamientos de las localidades. «Somos sensibles con cualquier reclamación que llega y nuestra intención es hacerlo lo mejor posible y, dentro de los tiempos, conjugar las infraestructuras con el material rodante», detallaron.

Por el contrario, los afectados quieren que se aceleren todavía más los trabajos, para lo que urgen una mayor inversión estatal. Para justificar su problemática, indicaron que, por ejemplo, «para poder ir a Betxí o Villavieja desde Valencia, tenemos que parar en la estación de Castellón y allí buscar un taxi adaptado para que nos acerque al destino con el consiguiente incremento del coste del vieja, ya que existen problemas de accesibilidad en las estaciones de Nules o Burriana», lamenta Murcia, quien propone que, mientras se acometen las obras de adecuación, se extienda el servicio Atendo a todas las estaciones. Renfe, en la actualidad, cuenta con esta fórmula gratuita de asistencia a viajeros con discapacidad o movilidad reducida para facilitarles el acceso y el tránsito por las estaciones, así como la asistencia en la subida y bajada de los trenes.

Sin embargo, la presidenta de Por Una Vida Digna lamenta que estos profesionales únicamente están de forma fija en cuatro de las estaciones (Alicante, Valencia Joaquín Sorolla, Valencia Nord y Castellón), mientras que prestan servicio de forma puntual (no a todos los trenes) en otras diez (Elda-Petrer, Villena AV, Villena, Gandia, Cullera, Xàtiva, Requena, Sagunto, Benicàssim, Benicarló-Peñíscola y Vinaròs). Frente a ello, la Comunitat cuenta en total con más de un centenar de estaciones, por lo que la gran mayoría carece de la asistencia de estos profesionales.

La entidad también ha intentado, sin éxito, poner de acuerdo a todos los partidos representados en el arco parlamentario valenciano para impulsar un acuerdo común para reclamar una rápida solución.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos