El año más trágico de los bous en la Comunitat

Un festeo taurino en una localidad de la Comunitat, imagen de archivo. /LP
Un festeo taurino en una localidad de la Comunitat, imagen de archivo. / LP

Los expedientes abiertos no revelan fallos en la organización y festeros y administración harán más campañas de concienciación para evitar imprudencias | Peñas y Consell se reúnen tras la quinta muerte por una cogida en Llíria

A. CHECAVALENCIA.

Nunca en los últimos años los festejos de bous al carrer habían dejado tantas víctimas mortales en la Comunitat. El fallecimiento de José Vicente A. F., el hombre de 69 años corneado en repetidas ocasiones este martes por la tarde cuando se encontraba junto a un cadafal de las fiestas de Llíria, ha encendido la luz roja de la opinión pública. Entre las peñas y el Consell, la alerta podría decirse que se queda en color amarillo. «Si comparamos los fallecimientos con lo más de 9.000 festejos que se celebran anualmente en la región, sale un porcentaje de 0,04% de fallecidos por festejo, una proporción mucho mas baja que los 64 fallecidos en accidentes de tráfico», es el ejemplo que pone Vicent Nogueroles, presidente de la Federación de Peñas Taurinas de Bous al Carrer de la Comunitat. «Este año hemos tenido más muertes que nunca en las playas, la mayoría de personas de avanzada edad y relacionadas con problemas de salud que se ven acuciados por el cambio de temperatura con el agua, y a nadie se le ocurre decir por eso que se prohiba el baño», es la comparativa que lanza el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel.

Eso sí, la alerta existe. De hecho, ayer mismo se llevo a cabo una reunión en la sede de la Agencia de Seguridad y Emergencias de la Generalitat (con presencia de peñas, policías y técnicos de la administración) para analizar la sucesión de muertes. «De los 15.000 festejos de bous al carrer que hay en España, 9.000 se producen en la Comunitat. La actividad lleva una peligrosidad intrínseca, pero no hemos dejado de trabajar, ni dejaremos de hacerlo para mejorar la seguridad de cadafales, el bienestar animal, algo que preocupa mucho a peñistas y alcaldes, y sobre todo, campañas, campañas y campañas...». Ángel puso sobre la mesa así la principal arma que va a utilizar el Consell para frenar la siniestralidad: campañas informativas similares a las que alertan de las muertes en carretera para advertir del peligro de las imprudencias o los excesos de confianza, la principal causa detrás de los fallecimientos en los bous.

Descenso de heridos

De hecho, los expedientes informativos abiertos este año tras los cinco episodios mortales no han revelado por el momento ninguna infracción o error de organización por parte de las comisiones, como aseguran desde el sector. Frente al trágico año (la anterior cifra más dramática se vivió en 2015, con siete personas muertas en los bous al carrer de la Comunitat), desde la Federación de Peñas subrayan la notable caída del número de heridos: en 2017 se registraron 1.005, frente a los 239 de este año. «El trabajo conjunto realizado por administracion, federación y peñas, en referencia a asistencia inmediata y traslado del herido, en colaboración con el Colegio de Enfermeros, así como la perfecta asistencia sanitaria a cargo de los equipos médicos contratados, se ve reflejado en estos datos», enfatiza Nogueroles.

El secretario autonómico subraya cómo los voluntarios vigilan en todos los festejos que se acceda con uniforme adecuado (no con chanclas, por ejemplo), en buenas condiciones (sin ir ebrio) o que no se cometan imprudencias como hacerse un selfie. En el caso de Llíria, los organizadores indicaron hasta en dos ocasiones a la víctima que abandonara el recinto.