Las tormentas anegan calles de Madrid y provocan el corte de la A-3

Bomberos atienden un centenar de incidentes en tres horas en Arganda del Rey. / Víctor Lerena/EFE
Bomberos atienden un centenar de incidentes en tres horas en Arganda del Rey. / Víctor Lerena/EFE

Las precipitaciones torrenciales causan numerosos destrozos en pueblos del centro de la Península tras desplazarse la gota fría

E. R. / COLPISAMADRID.

Pese a que la gota fría comenzó a remitir ayer en parte del Mediterráneo, un total de 14 provincias del centro peninsular se mantuvieron en aviso amarillo y los efectos de la DANA siguieron causando estragos. En concreto, la Comunidad de Madrid sufrió fuertes riadas y cortes de metro, además de interrupciones de tráfico por desprendimientos en la N-III, la carretera nacional que une la capital con Valencia, y la A-3 a la altura de la localidad de Villarejo de Salvanés.

Desde las dos de la tarde, los Bomberos realizaron unas cien intervenciones a causa de graves inundaciones en localidades como Arganda del Rey, Nuevo Baztán, Villar del Olmo, Velilla de San Antonio, Campo Real y Daganzo. Cabe destacar que el temporal se ha cebado en especial con Arganda del Rey, que se ha vuelto a inundar cuando aún se estaba recuperando de los daños causados por otro episodio de fuertes lluvias a finales de agosto.

En concreto, se produjo una tormenta alrededor de la 13.30 horas, lo que provocó anegaciones en locales y viviendas del municipio y «bolsas de agua» en algunas zonas. Según explicaron a Efe fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid, los Bomberos ayudaron a personas que se quedaron atrapadas y no podían salir de locales comerciales o de coches por la acumulación de agua. Por otro lado, el 112 gestionó en apenas tres horas un total de 366 expedientes relacionados con la tormenta, que además de balsas e inundaciones ha generado filtraciones o rotura de muros.

De hecho, la intensa lluvia provocó desprendimientos en la carretera nacional N-III, en el kilómetro 29, dejándola intransitable en ambos sentidos, por lo que la circulación fue cortada. Por su parte, la A-3 reanudó la circulación tras una hora cortada por una enorme balsa que ocupó los dos carriles de la vía, el arcén y la mediana.

A esto hay que añadir la suspensión del servicio de metro en la Línea 9, entre las estaciones de Arganda del Rey y La Poveda. Por ello, se habilitó un servicio especial de bus para poder trasladar a los viajeros.

Por lo que respecta a Murcia, con otra decena de pueblos desalojados, los daños son igualmente cuantiosos. Sin embargo, pese a que el caudal del Segura bajó ayer por la mañana de los cinco metros de altura, volvió a desbordarse por la tarde en la desembocadura del Reguerón de Hurchillo, en Murcia y Beniel.

Ante las numerosas llamadas y mensajes recibidos de vecinos ofreciéndose para colaborar en las tareas de limpieza, el Ayuntamiento de Murcia ha puesto en marcha un dispositivo para coordinar a los voluntarios que quieran prestar ayuda a los vecinos de las pedanías más afectadas por las lluvias.

Pese a la remisión del temporal, los centros educativos de Los Alcázares y Beniel permanecen hoy cerrados, así como el centro de Infantil y Primaria Nuestra Señora de Loreto de Santiago La Ribera, los IES Poeta Julián Andúgar y Octavio Carpena de Santomera y el IES Luis Manzanares de Torre Pacheco. El resto de centros de la región retoman la actividad.

Por otro lado, Cartagena cierra los accesos a las playas mediterráneas de La Manga del Mar Menor en su término municipal, ante la llegada de atunes muertos por el temporal, procedentes de una granja de engorde situada frente a la costa.

En Andalucía, el presidente Juanma Moreno anunció que el Consejo de Gobierno aprobará mañana unas primeras ayudas urgentes de más de 10 millones de euros para reparar los daños. Moreno cifró en 133 los municipios afectados y visitó Alhaurín El Grande (Málaga), su localidad de origen, en la que los vecinos le hablaron del miedo sufrido durante estos días.