Una toalla de playa puede ser mortal al volante

Llevar en el asiento una toalla de playa puede ser mortal. /Lucía Ronda
Llevar en el asiento una toalla de playa puede ser mortal. / Lucía Ronda

Algunos hábitos o costumbres nos convierten en peores conductores

J. A. M.

Algunos hábitos o costumbres al volante nos convierten en peores conductores. Llevar en el asiento un respaldo con bolitas, un cojín, o una toalla cuando se viene de la playa, puede ser mortal. Se produce el denominado efecto submarino: el conductor pierde adherencia con el asiento, se desliza por debajo del cinturón, se estrella contra el salpicadero o la zona de pedales, produciéndose graves lesiones de espalda, pelvis, fémur y heridas internas graves, ocasionando una de las muertes más dolorosas. Tampoco hay que llevar la ventanilla del coche medio abierta, en caso de accidente, el cristal puede convertirse en una guillotina mortal.

Explicación del 'efecto submarino'.
Explicación del 'efecto submarino'. / DGT

¿Por qué aceleramos si nos adelantan?