El temporal remite tras causar destrozos y evacuaciones en Murcia y Andalucía

Vecinos de Villanueva del Trabuco colaboran en las labores de limpieza de su municipio./ Álvaro Cabrera/efe
Vecinos de Villanueva del Trabuco colaboran en las labores de limpieza de su municipio. / Álvaro Cabrera/efe

La gota fría se desplaza hacia el interior del país con menos intensidad aunque obliga a mantener la alerta en 16 provincias

I. G./M. G./AGENCIASVALENCIA.

La gota fría remitió ayer tras arrasar el sureste peninsular causando estragos en Murcia, Andalucía y Castilla-La Mancha. Según informó Aemet, el temporal avanzó hacia el interior y el oeste del país con menos fuerza, aunque obligó a mantener la alerta amarilla en 16 provincias. Las precipitaciones torrenciales provocaron imágenes desoladoras, causando el corte de carreteras, riadas por desbordamientos, decenas de evacuaciones y dejando zonas incomunicadas. De hecho, Murcia y Castilla-La Mancha ya han pedido ser declaradas zona catastrófica.

En la comunidad murciana la Rambla de la Maraña se rompió en Los Alcázeres provocando nuevas inundaciones en la localidad, una de las que más ha sufrido la gota fría. Cruz Roja informó de que se han ampliado las plazas en los albergues, con capacidad para más de 500 evacuados, en diferentes localidades.

Además, el Segura se desbordó en Blanca, Cieza, Archena, Ceutí y Lorquí, provocando nuevas evacuaciones, mientras que el Ayuntamiento de la capital desplegó un dispositivo especial con más de mil efectivos. Al amanecer, la tromba de agua caída durante la noche del viernes al sábado dio una tregua, pero el panorama ya era devastador con 39 calles cortadas, comercios cerrados, bajos inundados, vías anegadas y mucho miedo a que el Segura colapsara a su paso por el casco urbano.

En Castilla-La Mancha, tres personas tuvieron que ser rescatadas a causa del temporal. El Servicio de Atención de Urgencias 112 de la región registró en la madrugada de ayer nueve incidencias en localidades de Ciudad Real, Cuenca y Albacete. Entre ellas, los rescates de dos personas en Hellín de una casa móvil y otra de un vehículo en Chinchilla de Montearagón.

Málaga, Almería y Granada fueron las provincias andaluzas afectadas. Las riadas provocaron cortes de carreteras e importantes destrozos en Alhaurín El Grande, donde hubo vehículos arrastrados hasta cien metros y desprendimientos de muros, así como problemas en el suministro de agua potable. La situación llevó a la Junta de Andalucía a activar la situación uno del Plan de Emergencias ante el riesgo de inundaciones. Además, en la misma provincia de Málaga -donde hubo puntos en los que se registraron más de cien litros por metro cuadrado en dos horas- se tuvo que auxiliar a seis personas atrapadas en sus vehículos.

En Granada, el desbordamiento del Arroyo del Salado obligó a cortar la A-92. El rescate de un conductor atrapado en su vehículo fue una de las más de 60 incidencias registradas en la provincia. Además, se inundaron numerosos bajos en la capital. En Almería la gota fría supuso una nueva bofetada al campo, pues ya ha dañado 300 hectáreas de invernaderos en La Cañada, la comarca de Níjar, Campohermoso, San Isidro y Cabo de Gata.

Más