Los taxistas pedirán daños y perjuicios por la avería sufrida en los taxímetros

Parada de taxis en una calle de Valencia. / j. monzo
Parada de taxis en una calle de Valencia. / j. monzo

La Policía Local impone 131 multas a otros tantos conductores por bajar la bandera en festivo el jueves cuando era un día laborable en la orden

P. MORENO VALENCIA.

La avería del 80% de los 2.600 taxis que debían trabajar este jueves en Valencia y su área metropolitana traerá consecuencias. El presidente de la Asociación Gremial del Taxi, Ismael Arráez, anuncio ayer que pondrá al servicio jurídico de la entidad al servicio de los que quieran presentar una reclamación por daños y perjuicios, además de exigir la anulación de las multas impuestas por la Policía Local, con sanciones de mil euros cada una.

Arráez consideró lo sucedido como «muy grave y perjudicial» para los conductores, víctimas de un fallo informático en los taxímetros de un modelo que tenía mal configurado los días laborables y festivos. Así, al bajar la bandera quedaba como lo segundo, cuando resulta que el día 15 en la orden de la Conselleria de Transportes no lo es.

Esto provocó multitud de denuncias por parte de la Policía Local, alertada por el número que aparecía en el piloto superior del vehículo. Arraéz estimó que se interpusieron «cientos de sanciones» a tenor de los testimonios ofrecidos por los conductores en la asociación y en la empresa que gestiona los taxímetros. A consultas de este periódico, fuentes de la concejalía de Protección Ciudadana indicaron que existe constancia de 131 casos en el recuento.

Cada sanción que tramitará el Ayuntamiento asciende a mil euros, según denuncia la Gremial

Sea como sea, el malestar de los conductores es tremendo, sobre todo por lo que Arraéz denominó «una falta tremenda de coordinación y respuesta por parte de la Administración, tanto por el Ayuntamiento como por la Generalitat». A primera hora de la mañana se alertó de lo sucedido y la respuesta fue que «no podían hacer nada, que nos fuéramos a casa».

Las sanciones son muy elevadas, mil euros cada una, y la voluntad de la asociación es que «no se pague ninguna porque no hay ninguna responsabilidad de los conductores». Están catalogadas como graves, aunque los recursos irán más allá, al anunciar que «pedirán daños y perjuicios, de momento sin definir una responsabilidad porque puede ser de la Conselleria de Transportes o de la empresa suministradora.

En un borrador de la orden de libranzas y horarios, el día 15 sí que figuraba como festivo, aunque luego «se cambió». A partir de ese día, el responsable de la entidad afirmó que todos los demás cuadran con normalidad, siendo el primero este mismo lunes, festividad de San José.

Los conductores lamentan la «persecución que sufrimos el jueves, como si fuéramos delincuentes, parándonos en controles de la Policía Local cuando no teníamos ninguna culpa de nada». Por el contrario, lamentó que el Ayuntamiento «no tenga el mismo interés en las furgonetas de alquiler, que estos días llenan las paradas de taxis con la aplicación abierta a la caza de clientes. Es ilegal que estacionen en un montón de lugares donde las vemos».

Lo ocurrido con buena parte de los taxímetros este jueves es una vuelta más al malestar del sector con la Conselleria de Transportes, al menos de varias asociaciones muy significadas en favor de otro modelo horario y de libranzas. La orden de este año recibió alegaciones en ese sentido, al entender que las condiciones no son las más adecuadas para la prestación del servicio.

La propia Ley del Taxi también ha recibido alegaciones, cuestionando aspectos como la obligada renovación de vehículos o el límite del número de licencias, entre otros requisitos. Con las condiciones actuales de la orden, aseguran las entidades críticas, no hay suficiente oferta de vehículos en las horas de más demanda, mientras que se da la opción de trabajar en unas horas de la madrugada que son inviables para la mayoría de conductores.

 

Fotos

Vídeos