Suspenso a las carreteras por el mal estado del firme y la señalización

Una de las carreteras revisadas por la AEC en su informe. / lp
Una de las carreteras revisadas por la AEC en su informe. / lp

Un informe nacional refleja el deterioro de uno de cada trece kilómetros de la red y aconseja reducir el límite de velocidad

I. DOMINGO / L. JULIÁ VALENCIA.

Las carreteras españolas pasaron en 2016 del aprobado justo al deficiente debido a su mal estado de conservación. Dos años después, el suspenso se consolida, según constató ayer la Asociación Española de la Carretera (AEC) en su informe 'Necesidades de inversión en conservación', elaborado durante el segundo semestre de 2017 y en el que la entidad revisó 3.000 tramos viarios tanto de la red estatal como autonómica y provincial.

¿Conclusión? Uno de cada trece kilómetros de la red española presenta deterioros relevantes en más del 50% de la superficie del pavimento, acumulando baches, roderas y grietas tanto longitudinales como transversales. Un estado que influye en la seguridad vial, por lo que la asociación que preside Juan Francisco Lazcano aconsejó reducir el límite de velocidad genérico entre 10 y 20 km/h en unos 6.800 kilómetros de carreteras.

¿Solución? Una inversión de 900 millones adicionales al presupuesto de inversión anual en conservación durante un periodo de, al menos, ocho años. Porque (más cifras) el déficit que acumulan las carreteras cuestiones de pavimento, marcas viales, balizamiento o iluminación ya es de 7.000 millones, un 7% más que hace dos años.

El 46% de los muertos en carretera en 2017 fueron motoristas, ciclistas y peatones

Una situación que el actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos, reconocía ayer en su intervención en la comisión de Fomento del Congreso, cuando apuntó el descenso de casi un 27% en el presupuesto este año. De ahí que apuntara la necesidad «de poner orden tanto en el presupuesto de carreteras, para priorizar la conservación, como en los contratos de concesión».

El firme, principal problema

La conclusión más relevante del estudio es el «imparable deterioro» de los pavimentos. Su desgaste es uno de los puntos negros de la Comunitat Valenciana, al igual que la situación de la señalización vertical, según explicó la subdirectora general técnica de la AEC, Elena de la Peña.

«Su estado ha descendido respecto al anterior informe», comentó. De hecho, aunque sigue en la escala de 'deficiente', ha pasado de los 180 puntos en 2015 (fecha de la anterior revisión) a los 165 de 2017. Lo mismo sucede con la señalización vertical, también calificada como 'deficiente'.

La red valenciana también suspende en las barreras de seguridad, mientras que las señales horizontales se encuentran en situación aceptable. Eso sí, con menor puntuación que el informe anterior. No es el caso de los elementos de balizamiento, donde la Comunitat está por encima de la media nacional.

En conjunto, la Comunitat es la séptima autonomía en déficit de conservación, con 401 millones acumulados en mantenimiento. A la cabeza, Castilla y León y Castilla-La Mancha, con 1.179 millones y 903 millones, respectivamente.

En cambio, la red valenciana de carreteras (que abarca el 6,62% nacional) es la primera en déficit si se tiene en cuenta la variable de los kilómetros, en concreto, 85.552 euros por cada kilómetro. La media española se sitúa en los 69.353 euros,

Mientras, el mismo día que la AEC presentaba este documento, el director general de Tráfico (DGT), Pere Navarro, detallaba el informe definitivo de siniestralidad vial de 2017, año que se cerró con 1.830 víctimas mortales en 102.233 accidentes, 20 más que en 2016, lo que supone un incremento del 1,1%.

De las víctimas, crecieron los fallecidos que pertenecen a colectivos vulnerables como peatones, ciclistas y motoristas, que protagonizaron casi la mitad de víctimas mortales en accidentes, un 46%. Por comunidades, Andalucía, Canarias, Castilla y León, Galicia, la Comunitat y País Vasco disminuyeron la cantidad de fallecidos.

En lo que va de año, con datos actualizados a 11 de julio, hay 587 fallecidos por accidentes de tráfico, tres menos que en 2017. Sin embargo, en la Comunitat, ya se han producido 17 accidentes mortales más que el año pasado.

Más

Fotos

Vídeos