El Síndic insta a la conselleria a mejorar la atención de los niños con problemas de desarrollo

Empleados de centros de Atención Temprana y familias, ayer, en la manifestación. / irene marsilla
Empleados de centros de Atención Temprana y familias, ayer, en la manifestación. / irene marsilla

Empleados de los centros de atención temprana celebran una protesta, una manifestación y secundan una huelga contra el futuro modelo

D. GUINDOVALENCIA.

El nuevo modelo de funcionamiento que la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha planteado instaurar en los centros de Atención Temprana -que atienden a menores con problemas del desarrollo y trastornos como el autismo- no ha gustado a trabajadores, familias ni al Síndic de Greuges de la Comunitat, José Cholbi, quien ha solicitado ya al departamento liderado por Mónica Oltra que deje sin efecto la instrucción que obliga a atender a dos menores por cada una de las plazas concertadas, al considerar que con este ajuste se está primando la gestión de las listas de espera sobre las necesidades de los niños, el tipo de tratamiento y el tiempo de intervención profesional que requieren, señalaron.

Con esta queja, el defensor del pueblo valenciano se suma a los actos de protesta en los que participaron ayer los trabajadores de estos centros, convocados por el sindicato CCOO. Las plantillas, por la mañana, protagonizaron una concentración a las puertas del complejo administrativo 9 d'Octubre donde la conselleria tiene algunas de sus oficinas, mientras que por la tarde, y junto con las familias afectadas, celebraron una manifestación por el centro de Valencia. Paralelamente, los profesionales estaban convocados a un día de huelga a la que, según fuentes de CCOO, se sumaron el 90% de los centros. «Como no había servicios mínimos, sólo se han quedado las directoras, mientras que los usuarios no han acudido. En algún centro ha habido coacciones para no secundar la huelga», indicaron desde la formación sindical. La «duplicidad de plazas», es decir, atender a dos menores a la vez, y el cambio del modelo de financiación -abonar cada sesión individualmente, en lugar de concertar la plaza- son los dos motivos principales para estas protestas de los trabajadores.

Desde la plataforma Defensa TEA (Trastorno del Espectro Autista) lamentaron el recorte en la atención y las «presiones» que sufren los profesionales «para dar de alta a los mayores de cuatro años», mientras que denunciaron que, en la actualidad, las listas de espera ronda el medio millar de niños.

Desde la conselleria trataron ayer de apaciguar al sector y la secretaria autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal, Helena Ferrando, atendió ayer a los representantes de los trabajadores. «Hay coincidencia en que se deben ampliar los horarios de atención y que se ha de variar el sistema para que todos los niños reciban las sesiones que sean necesarias», apuntó. Ante ello, CCOO desconvocó los paros previstos para el día 19 a la espera de que se renegocie el futuro modelo.