Sensores contra el fuego

Prueba con los extintores forestales. / pyro fire extinction
Prueba con los extintores forestales. / pyro fire extinction

Olocau instala en sus bosques un sistema pionero para combatir los incendiosBomberos, Policía y Protección Civil pueden controlar la evolución de un siniestro en tiempo real y actuar así con mayor rapidez

J. S. VALENCIA.

Olocau estrena este verano uno de los sistemas más avanzados tecnológicamente de Europa en la lucha y prevención de los incendios forestales. Sesenta sensores en sus bosques permiten monitorizar diversos elementos climatológicos como la temperatura, el nivel de humedad relativa, la velocidad del viento y, además, avisan si se produce un incendio forestal.

Son las ventajas que aporta el Bseed WATCH, una tecnología desarrollada por Pyro Fire Extinction, una empresa que cuenta con el apoyo de la Universitat Politècnica de València. La firma ha elegido al Ayuntamiento de Olocau como municipio pionero.

Los sensores se han instalado en las zonas de bosque con mayor volumen de población de la localidad creando así un sistema de alerta contra incendios forestales.

Según explicó José Luis Liz, gerente y director técnico de la empresa, estos sensores recogen la información del lugar en el que están instalados y se almacena en la nube. Está disponible para los ciudadanos y al mismo tiempo constituye una información de gran utilidad para los cuerpos de seguridad en el caso de que se produzca un incendio forestal.

En caso de que se declare un siniestro, se envía una alerta SMS a la población y, en el caso de Olocau, a la policía, bomberos y protección civil, indicando el momento y el punto exacto del incendio. Además, muestra en tiempo real el tamaño, la evolución y la dirección del fuego con lo que se facilita las tareas de extinción.

Liz señaló que esta infraestructura se complementa con «extintores forestales» que pueden llevar las fuerzas de seguridad y colocarlos donde consideren para que cuando llegue el fuego se accionen automáticamente, «como un cortafuegos móvil». Y no es muy caro, cubrir un municipio con un centenar de sensores puede costar entre 40.000 y 50.000 euros.

Según explicó el alcalde de Olocau, Antonio Ropero, la iniciativa fue respaldada por el municipio en los presupuestos participativos. «Olocau siempre se ha distinguido por su carácter pionero en la lucha contra el fuego», recordó Ropero quien señaló que también fueron los primeros en impulsar el plan de ganadería para la prevención.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos