Fin de semana bajo el bochorno

Una mujer se protege del sol en Valencia. / efe/kai försterling
Una mujer se protege del sol en Valencia. / efe/kai försterling

La temperatura del mar frente a las costas de la Comunitat está dos grados por encima de lo habitual en estas fechas

J. SANCHIS VALENCIA.

El calor volverá a arreciar mañana y especialmente el domingo. Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) apuntan que los termómetros ascenderán de nuevo en lo que se espera que sea el fin de semana más caluroso de lo que llevamos de año.

Los termómetros pueden superar los 40º en las comarcas del interior de la provincia de Valencia, mientras que los valores en el litoral serán algo más moderados gracias a las brisas marinas.

Fuentes de Aemet explicaron que el calor será la nota dominante durante los próximos días y la temperatura experimentará una sustancial subida. «Los valores serán altos, pero nada que no sea habitual en estas fechas», recalcaron las mismas fuentes.

Los registros más notables se localizarán en las comarcas del interior de la Comunitat, donde el efecto moderador del mar no se deja sentir en igual medida. Desde la Agencia de Meteorología explicaron que las brisas que se generan a partir del mediodía no llegan tan tierra adentro y las temperaturas se mantendrán por encima de los 35 grados.

A ello se une otra circunstancia. La temperatura del mar Mediterráneo frente a las costas valencianas se encuentra en estos momentos entre los 26 y los 27 grados centígrados. Todavía no son los registros marcados el año pasado, cuando se alcanzaron los 30º, pero está 2 por encima de lo que es habitual. Los expertos señalan que los valores más altos se suelen marcar hacia la mitad de agosto, y no en fecha tan temprana como ha ocurrido este año o sucedió en 2017.

La alta temperatura del mar tiene un efecto directo sobre el clima, ya que favorece que aumente la sensación de calor y el bochorno. Es lo que sucedió la noche pasada y lo que volverá a ocurrir en las próximas. La menor fuerza de las brisas contribuye a que los termómetros no desciendan tanto en las horas de oscuridad con lo que las noches son más cálidas.

La previsión para el fin de semana apunta a que las temperaturas no bajarán de los 22 o 23 grados, con lo que se producirá durante estas horas una fuerte sensación de bochorno. Son las famosas noches tropicales en las que los termómetros no bajan de los 20º centígrados.

El jefe de Climatología de Aemet en Valencia, José Ángel Núñez, explicó que pese a las tormentas que se están registrando en las comarcas del interior, la nota predominante en el mes de julio está siendo la estabilidad con una masa de aire muy cálida asociada. La consecuencia es, precisó Núñez, que el mar acaba calentándose por transferencia de energía desde la atmósfera.

El viento más frecuente en las costas valencianas durante el verano son las brisas marinas, añadió, que permiten que las temperaturas se suavicen a partir de mediodía. Pero si el mar está caliente, el viento también es más cálido y su efecto moderador de los termómetros es mucho menor.

El impacto principal de un mar cálido se nota a corto plazo en las temperaturas. Durante las noches en el litoral los termómetros no bajan de los 22-23ºC y durante el día, aunque los registros sean aparentemente no muy altos en las localidades costeras, la humedad del aire, que se sitúa entre el 60 y 70%, conlleva una fuerte sensación de bochorno.

Por otro lado, las temperaturas máximas de la Comunitat mantuvieron ayer prácticamente sin cambios, con los valores más altos entre 31 y 34 grados. Xàtiva volvió a marcar el récord con 34º.

Más

Fotos

Vídeos