La sanidad pública necesita con urgencia más de 7.200 psicólogos

En España sólo hay cuatro especialistas por cada cien mil habitantes, mientras que la media europea es cuatro veces más

DANIEL ROLDÁN

madrid. La psicología es una especialidad a la que «se le da la espalda» desde el Sistema Nacional de Salud (SNS) desde hace décadas. «Los políticos no se dan cuenta de la importancia que tienen los psicólogos. Hay una gran ceguera», explica la doctora María Jesús Irurtia, especialista en Psicología Clínica y profesora en la Facultad de Educación y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid. Hace cuatro años decidió que era necesario de reivindicar la psicología clínica -la especialidad que se ofrece en hospitales y centros de salud, no en el ámbito privado-. Durante una conversación con unos colegas, se percató de la cantidad de quejas que tenían todos por parte de sus pacientes.

«Era una situación insostenible que cada vez ha ido a más», explica. Para darle impacto, comenzó una recogida de firmas que culminó ayer en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, justo dos días antes de la festividad de su patrón, Juan Huarte de San Juan. Fue un médico y filósofo español del siglo XVI que publicó en 1575 'Examen de ingenios para las sciencias', un tratado impulsor de la psicología diferencial y que fue censurada y perseguida por la Inquisición.

Junto a otros compañeros de profesión, entregó 435.000 firmas recogidas en la plataforma Change.org donde reclama más especialistas para la Atención Primaria y los hospitales a través de un proyecto de ley. «Solo tenemos cuatro psicólogos por cada 100.000 habitantes, frente a la media europea que se sitúa en 18», apunta. En España, solo 2.000 profesionales están trabajando en el SNS para atender las necesidades psicológicas de los pacientes. Serían necesarios más de 7.200 para llegar a la media europea. «En España, la psicología está relegada a un segundo plano. Si te rompes un brazo, no te dan cita para tratarte dentro de tres meses. En psicología sí y puede ser ya demasiado tarde», razona.