Sanidad pide a los médicos que amplíen su jornada ante la falta de refuerzos

Sanidad pide a los médicos que amplíen su jornada ante la falta de refuerzos

La conselleria aumenta un 4% el presupuesto para el plan estival, pero los facultativos alertan de que apenas hay personal disponible en la bolsa

DANIEL GUINDOVALENCIA.

La llegada del verano viene acompañada, normalmente, de una profunda remodelación de los turnos del personal sanitario de la Comunitat con el objetivo de cuadrar las vacaciones de médicos y enfermeros sin que la asistencia a la ciudadanía se resienta. Para ello, refuerzos y sustituciones, especialmente en las zonas de mayor presión turística, se antojan clave, aunque no siempre se cumplen con las expectativas. Para este año, y ante la falta de médicos especialistas y de familia, la Conselleria de Sanidad ha comenzado a ofrecer a los facultativos la posibilidad de doblar turnos (en definitiva, ampliar su jornada laboral) para mantener un nivel asistencial adecuado, algo que las fuerzas sindicales sólo ven como una solución provisional y que de momento no llega a todas las áreas de salud.

Desde el departamento que lidera Ana Barceló, todavía en funciones, quisieron ayer dejar claro que los planes de vacaciones y refuerzos «ya están elaborados», pero todavía no se han publicado porque falta algún trámite administrativo y que la Conselleria de Hacienda dé del visto bueno. Recordaron que normalmente se presentan la segunda quincena de junio y que, por ejemplo, el pasado año se hicieron públicos el día 27 de este mes. «Se han evaluado los planes de los años anteriores y los departamentos se están organizando», precisaron, para concretar que, con respecto a 2018, el presupuesto para estos refuerzos, sobre todo en zonas turísticas, aumenta alrededor de un 4%. El pasado verano, estos planes recibieron 54,4 millones para llevar a cabo casi 8.300 contrataciones para sustituir las vacaciones del personal sanitario y otras 416 para reforzar un centenar de centros de salud y los 36 consultorios auxiliares que se abrieron en zonas turísticas.

Sin embargo, este año Sanidad puede tener dificultades para encontrar sanitarios con los que cubrir estas contrataciones porque, como recuerdan desde el Sindicato Médico, apenas hay desempleo entre los facultativos especialistas y médicos de familia; mientras que la bolsa de enfermeros está vacía y la nueva edición (que recoge la actualización de méritos y más incorporaciones) todavía no está lista «porque ha habido muchas alegaciones e impugnaciones, por lo que todavía tardará», apuntaron desde el Sindicato de Enfermería Satse.

El departamento reforzó en 2018 el litoral con 416 sanitarios y firmó 8.300 contratos para sustituciones

Así las cosas, y ante el escenario de que no puedan incorporarse todos los refuerzos previstos, desde la conselleria recordaron que «si hay dificultades» se puede recurrir al acuerdo suscrito el 11 de abril de 2008 que permite, en el caso de que no haya candidatos, que el personal en activo amplíe su horario laboral o incremente el número de pacientes. De hecho, en algunos departamentos, como en el de La Ribera, al no encontrar suficientes médicos para las sustituciones, se ha planteado a los sanitarios doblar turnos. «Si no aceptamos, se pierde el presupuesto asignado para el plan de vacaciones», lamentaron. En cualquier caso, es una solución temporal que, además, está supeditada a que los sanitarios quieran o no ampliar su jornada laboral.

El tercer supuesto es el más delicado. Buena parte del personal sanitario pone trabas para desplazarse a ciertos enclaves turísticos sólo para contar con un contrato de dos o tres meses, sobre todo porque en buena parte de las localidades del litoral más atractivas para los visitantes el alquiler de inmuebles se dispara durante los meses estivales, de ahí que los facultativos tengan que destinar una parte importante de su sueldo a este concepto y opten por rechazar el trabajo.

Más