Sanidad mantiene el veto al servicio de cirugía cardiaca del hospital de Manises

Una de las fachadas del Hospital de Manises. / juan j. monzó
Una de las fachadas del Hospital de Manises. / juan j. monzó

La conselleria alega que estas intervenciones «altamente especializadas» deben realizarse sólo en unos centros determinados

DANIEL GUINDO

valencia. Jarro de agua fría para los responsables del servicio de cirugía cardiaca del Hospital de Manises, para los pacientes del departamento y para aquellos usuarios, como los testigos de Jehová, que habían convertido este centro sanitario como su referencia para las intervenciones de corazón, puesto que es el único de toda la Comunitat que puede llevar a cabo las operaciones sin necesidad de transfusiones de sangre. Finalmente, la Conselleria de Sanidad ha decidido no levantar el veto impuesto hace más un año al citado servicio -no han tenido éxito las alegaciones presentadas tanto por los responsables de la unidad como del propio hospital- y el centro se queda definitivamente sin cirugía cardiaca.

En concreto, según la información proporcionada ayer por el departamento liderado por Ana Barceló a LAS PROVINCIAS, la Dirección General de Asistencia Sanitaria «considera, en base a sus competencias de planificación de conjunto de la asistencia sanitaria, que la cirugía cardiaca, al igual que ocurre con otras actuaciones sanitarias altamente especializadas, debe centralizarse en un determinado número de centros de forma que se garantice la calidad de las intervenciones y la seguridad de los pacientes». Por esta razón, agregaron desde Sanidad, «se ha ratificado en la decisión de no autorizar esta actividad en ese centro».

De esta forma, y aunque al Hospital de Manises no ha llegado todavía notificación oficial -al menos, hasta ayer-, en la conselleria dan por confirmada la decisión. A respecto, fuentes de la dirección del centro sanitario -que funciona bajo el modelo de concesión- apuntaron que el hospital seguirá las indicaciones de conselleria «en todo momento» sin que, según indicaron, esta postura esté reñida con la defensa de la continuidad del servicio que, hasta la fecha de petición de cese, «estaba realizando una actividad en forma y tiempos excelentes», explicaron. Por ello, el hospital presentó alegaciones al veto impuesto por Sanidad, aunque no han tenido el resultado esperado.

Ante esta situación, y como añadieron desde la conselleria, los pacientes de ese departamento, al igual que los de todos aquellos en los que no existe esta especialidad, «son y deben ser derivados a uno de los que sí están autorizados para ello». En el caso de los usuarios de Manises suelen ser remitidos a La Fe o el Clínico.

Así las cosas, y después de algo más de un año de veto y con la esperanza de recuperar el servicio, prácticamente se pone fin a la actividad de un departamento que ha desarrollado más de 800 intervenciones en los siete años en los que ha estado en funcionamiento a pleno rendimiento -el último ejercicio únicamente ha realizado operaciones de urgencia-. De esta forma, la medida impuesta por la exconsellera de Sanidad, Carmen Montón, en mayo de 2018 de, en primer lugar, prohibir momentáneamente la derivación de pacientes de otros departamentos para que fuesen intervenidos del corazón en Manises y, posteriormente, extender este veto a todos los usuarios ha desembocado, un año después, en la ya casi desarticulación del servicio del hospital valenciano.

Más