Sanidad baraja una empresa pública para asumir al personal de las resonancias magnéticas

Especialistas de la compañía, en una imagen de archivo. /ERESA
Especialistas de la compañía, en una imagen de archivo. / ERESA

La conselleria está preparando un informe económico que avale la internalización del servicio que presta Erescanner Salud

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

La Conselleria de Sanidad está estudiando el informe elaborado por el Consell Jurídic Consultiu en el que el órgano avala que el departamento pueda asumir al personal que lleva a cabo las resonancias magnéticas en una decena de hospitales públicos bajo la dirección de Erescanner Salud. De esta forma, el CJC consultiu da luz verde a la reversión de la gestión (pendiente desde noviembre) y parece que la fórmula de la empresa pública será la alternativa más viable para llevar a cabo el procedimiento.

Al respecto, la titular del departamento, Ana Barceló, ha precisado esta mañana, después de una visita al Hospital Clínico, que «estamos estudiándolo y vamos a cumplimentar, en primer lugar, todas las exigencias que establece, entre ellas que elaboremos un informe económico, porque no pueden ser solamente cuestiones sociales sino también económicas las que tienen que determinar esa subrogación de los trabajadores». En concreto, el informe del Jurídic establece que el procedimiento «debe incorporar al expediente de reversión los informes técnicos en los que, con base en datos, criterios y parámetros objetivos, se justifique la necesidad y conveniencia de la citada reversión y su gestión directa por parte de la Administración Pública, no sólo desde el punto de vista social, sino desde el punto de vista presupuestario y de estabilidad económica«.

Por otra parte, Barceló ha indicado que el CJC también abre la puerta a que sea una empresa pública la que subrogue los contratos de los trabajadores. «Nosotros estamos estudiándolo, vamos a mantener contactos con la empresa y el comité para cambiar impresiones e informarles del informe».

Sobre la figura del personal laboral a extinguir (la que se utilizó en la reversión del hospital de Alzira), la consellera recordó que el CJC «se pronunció hace unos meses y no iba en la misma línea que hasta ahora, por lo que me imagino que habrá tenido en cuenta la sentencia del Constitucional, puesto que en su primer informe no existía ese pronunciamiento». Por tanto, ahora el órgano consultivo sí respalda el uso de esta fórmula para absorber a los trabajadores, aunque en un primer momento la había cuestionado.

Por último, Barceló no quiso concretar plazos del proceso de internalización. «Vamos a hacer las cosas siempre con seguridad jurídica para evitar que tengamos de desandar los pasos que hayamos dado. Vamos a hacerlo bien a raíz de las indicaciones que nos hace el CJC», ha resumido.