El ruido se hace fuerte en las viviendas valencianas

Unos operarios trabajan en la construcción de un edificio en Valencia. / jesús signes
Unos operarios trabajan en la construcción de un edificio en Valencia. / jesús signes

Uno de cada cinco inmuebles valencianos sufre los problemas que generan los elevados niveles sonoros

JUAN SANCHISVALENCIA.

Son cifras que asustan. Los cálculos apuntan que en la Unión Europea cada año mueren unas 16.600 personas como consecuencia del ruido. El 'Libro Verde de la UE sobre la política futura de lucha contra el ruido' indica que en torno al 20 % de la población de la UE sufre unos niveles que los expertos sanitarios consideran inaceptables, es decir, que pueden causar molestias, alteraciones del sueño y efectos nocivos en la salud. En España son doce millones los que están expuestos a sus consecuencias.

Las principales víctimas son los habitantes del medio urbano, en el que vive el 75% de la población, ya que la causa básica es el tráfico tanto rodado como ferroviario y aéreo. No en vano 17.200 viviendas en la Comunitat, el 21,8% de las 80.000 contabilizadas en 2017, presentan problemas por esta causa, según la encuesta 'Indicadores Sociales de la Comunitat' elaborada por el Portal Estadístico de la Generalitat Valenciana de la Conselleria de Economía Sostenible.

La materia ha tomado relevancia esta semana después de que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, haya decidido que Giuseppe Grezzi asuma las competencias de Contaminación Acústica.

El problema del ruido es mucho más visible en la Comunitat que en el resto de España

El informe revela que el problema del ruido es mucho más acuciante en la Comunitat Valenciana que en el resto de España, ya que afecta al 15,1% de las viviendas españolas frente al 21,8% de las valencianas.

Durante 2017 el Síndic de Greuges contabilizó un gran volumen de demandas motivadas en muchos casos por el ruido provocado por las terrazas de establecimientos de hostelería. Ya existe, incluso, alguna sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que atribuye a la administración la obligatoriedad de garantizar que no se sobrepasen niveles saludables. Pero no son las únicas demandas recogidas en el informe. Es especialmente llamativo el hecho de que en el 5,4% de las viviendas de la Comunitat haya quejas por falta de luminosidad al ser una de las regiones españolas con mayor número de horas solares. Este porcentaje en el resto del Estado se reduce al 4,2%.

Una décima parte de las viviendas valencianas presentan quejas por contaminación y otros problemas ambientales, una ratio que también se encuentra por encima de la del resto de España. También causa mayor preocupación en la Comunitat que en el resto de España. Los problemas generados en las viviendas por esta causa, según el informe, superan el 10%, mientras que la media nacional no llega al 9%.

El ruido es un problema en la Comunitat Valenciana, pero las administraciones no han puesto todas las medidas necesarias para mantenerlo dentro de unos límites razonables.

Todos los municipios de la Comunitat Valenciana mayores de 20.000 habitantes (65 en total) debían de haber presentado un plan de actuación contra el ruido antes de 2010 en el que se delimitaran las zonas más problemáticas y se establecieran las necesarias medidas correctoras. Hasta la fecha, y según datos de la Conselleria de Medio Ambiente, únicamente uno de cada tres (el 28%) ha cumplido la normativa.

Más sobre viviendas