La Ribera acaba la legislatura con la nueva planta de compostaje pero sin vertedero

Planta de tratamiento de voluminosos instalada en Guadassuar. / a. t.
Planta de tratamiento de voluminosos instalada en Guadassuar. / a. t.

El Instituto Geológico realiza un estudio para determinar la ubicación de la instalación destinada a los residuos

A. TALAVERA ALZIRA.

La gestión de residuos es un tema importante para las comarcas y que genera gran controversia. Una de las comarcas que ha sufrido durante años la 'guerra de la basura' ha sido la Ribera con decisiones con una fuerte oposición, protestas y sentencias en contra.

Durante estos últimos años, la situación se ha calmado en el Consorci Ribera-Valldigna encargado de la gestión de residuos en esta zona y casi todas las decisiones se han tomado por unanimidad. Sin embargo, uno de los temas importantes que se han quedado pendientes de concretar en esta legislatura ha sido el del vertedero que se tiene que ubicar en la zona de acción del consorcio para depositar los residuos generados y cumplir así con la normativa europea.

Dos municipios se presentaron voluntarios para albergar la instalación, Tous y Guadassuar, mientras que otros sugeridos por considerarse ubicaciones potencialmente idóneas mostraron su rechazo. En estos momentos, el Instituto Geológico y Minero está realizando los estudios pertinentes para decidir cuál es la ubicación más adecuada.

«Hemos decidido que sea esta entidad quién realice el estudio independiente porque el proceso debe contar con su aprobación. Si resulta que ninguno de estos dos municipios son idóneos, tendrá que ser la conselleria o la Diputación quién decida», ha aclarado el presidente del Consorci Ribera-Valldigna, Salvador Montañana.

Los trabajos por parte del Instituto Geológico comenzaron en marzo y el estudio definitivo podrá estar listo en unos seis meses. Después el Consorci tendrá que aprobar y comenzar el proyecto para construir el vertedero.

Aunque el vertedero ha quedado pendiente, la comarca de la Ribera ha conseguido avanzar y cumplir con gran parte de la directiva europea 2020 con la puesta en marcha de la nueva planta de tratamiento de voluminosos.

Esta instalación ha mejorado el porcentaje de rechazos y se ha abierto a las visitas debido a que cuenta con las últimas tecnologías. Además, en las próximas semanas se pondrá en marcha la planta de compostaje para seguir aumentando la eliminación de residuos.

Basura y restos de poda

«Con estas nuevas instalaciones podremos plantear de forma más seria la recogida de la basura orgánica y también los restos de poda. Con el inicio de los trabajos de compostaje se conseguirá que el rechazo sea inferior al 44%, cumpliendo así con lo que marca la ley», ha explicado el presidente del Consorci.

Esta entidad que gestiona los residuos de la Ribera y la Valldigna será uno de los pocos consorcios que cumpla con las directivas al modernizarse y conseguir reducir el volumen de residuos generados.

Otro de los logros ha sido calmar el conflicto de la basura y la tensión entre los municipios afectados. «El primer año fue convulso pero a partir de la sentencia todo fue a mejor y el consenso y la transparencia han primado. No ha sido una legislatura en clave de partidos políticos, todos han estado representados», ha asegurado Montañana que está contento con el trabajo realizado y el camino que está siguiendo el Consorci Ribera-Valldigna. Uno de los retos de futuro es la concienciación sobre el reciclaje y los residuos, sobre todo, entre los más pequeños.