Las residencias precisan el doble de plazas al envejecer la población

Una persona mayor se ayuda de un bastón para caminar por una calle de Valencia. / jesús signes
Una persona mayor se ayuda de un bastón para caminar por una calle de Valencia. / jesús signes

El sector alerta de que hacen falta 200 centros de mayores más mientras la lista de espera ronda los 3.000 usuarios

DANIEL GUINDO VALENCIA.

El aumento de la esperanza de vida y el progresivo envejecimiento de la población está suponiendo un auténtico reto para la atención que se presta a los ancianos, especialmente porque la cantidad de plazas en residencias no está creciendo al mismo ritmo que la población mayor. En el caso de la Comunitat, la cifra de personas mayores de 80 años prácticamente se ha duplicado en las dos últimas décadas y la previsión es que siga creciendo. Así, de los 131.000 ancianos residentes en la Comunitat en 1999 se ha pasado a los cerca de 280.000 contabilizados este año, según datos del Instituto Nacional de Estadística, cuyas predicciones apuntan a que dentro de diez años la cifra aumentará hasta superar los 353.000 octogenarios.

Frente a ello, la cifra de plazas residenciales apenas ha variado en la última década; diez años en los que la Comunitat ha pasado de tener 354 centros con 26.516 plazas -según recoge el informe Instrumentos de financiación y gestión en residencias de personas mayores elaborado por el especialistas del departamento de Economía Aplicada de la Universitat de València- a contar con 334 residencias, veinte menos, y 27.429 plazas, apenas 913 más. Así las cosas, mientras que el número de mayores de 80 años ha crecido un 34% en estos últimos diez años, la de plazas residenciales sólo se ha incrementado un 3,4% y prácticamente gracias a las iniciativas privadas.

Ante esta situación, en la Asociación Empresarial de Residencias de la Tercera Edad y de Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat (Aerte) calculan que sería necesario casi duplicar la oferta actual o, al menos, generar unas 18.000 plazas más en la próxima década. En concreto, recuerdan que para alcanzar la tasa media española se tendrían que poner en marcha en la Comunitat casi 13.000 plazas nuevas, cifra que se eleva hasta las 19.000 si el objetivo fuese llegar al ratio recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Esto se traduce en la construcción de entre 150 y 200 nuevas residencias.

La conselleria asegura que este año se crearán 1.853 nuevas plazas financiadas con fondos públicos

Este déficit de plazas se materializa ya en la actualidad en las listas de espera existentes para disfrutar de este servicio público, y que según fuentes de ámbito rondan las 3.000 personas. Al respecto, en la actualidad, cerca de 22.000 solicitantes de las ayudas previstas en la Ley de Dependencia no están percibiendo, todavía, ninguna de las prestaciones que contempla la normativa y, de ellos, cerca del 15% será derivado a una residencia -unos 3.300-, si se mantiene la tendencia actual. A ellos hay que añadir aquellos que, aunque no cuenten con una plaza pública, recibirán una prestación vinculada al servicio para, precisamente, financiarse el coste de una residencia privada.

Desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas detallan que existen 5.681 plazas en las 69 residencias públicas, 8.236 subvencionadas con fondos públicos en los centros concertados y otras 4.179 financiadas con la prestación vinculada al servicio en residencias privadas. En total, la oferta pública supera en la actualidad las 18.000 plazas. A lo largo de la legislatura, destacaron desde la conselleria, se han incrementado en un 31,5% las plazas subvencionadas con fondos públicos y en 2019 se crearán 1.853 nuevas plazas.

Más