La reforma de la antigua Fe arrancará en agosto con las urgencias y un ambulatorio

Figuración virtual del futuro complejo Espai Sanitari Campanar-Ernest Lluch. / lp
Figuración virtual del futuro complejo Espai Sanitari Campanar-Ernest Lluch. / lp

El diseño de Ignacio Carbonell gana el concurso

DANIEL GUINDO VALENCIA.

El nuevo complejo Espai Sanitari Campanar-Ernest Lluch, que se pondrá en marcha en los terrenos del antiguo Hospital La Fe, empieza a ver la luz dos años después desde que lo anunciara por primera vez el Gobierno autonómico. Un centro de salud, otro de especialidades, un hospital de crónicos y larga estancia, un centro de rehabilitación integral ambulatorio, cuatro hospitales de día para la atención de trastornos mentales, un centro de estudios en salud y género, una escuela de salud y otra del paciente son algunos de los servicios que albergará.

La Conselleria de Sanidad hizo público ayer el diseño ganador del concurso de ideas impulsado para construir esta nueva infraestructura sanitaria y que correrá a cargo del estudio de arquitectura de Ignacio Carbonell Cantí. Además, desde el departamento concretaron que a lo largo del mes de agosto arrancarán las obras de adecuación del edificio recayente a la calle Joaquín Ballester y que albergará un servicio provisional de urgencias de 24 horas. La adjudicación de la actuación, que ya cuenta con el contrato firmado y la licencia municipal concedida, supone una inversión de algo más de 685.000 euros y su puesta en funcionamiento está prevista para el primer trimestre de 2019.

En esta línea, según fuentes del departamento de Micer Mascó, ya se ha solicitado licencia y se está ultimando la redacción del proyecto tanto del futuro centro de salud como del de especialidades, cuya puesta en marcha requerirá un montante cercano a los 24 millones de euros. El primer semestre del próximo año es la fecha prevista para el inicio de las obras. Sin embargo, su inauguración se retrasará en relación a los plazos anunciados por la anterior consellera de Sanidad, Carmen Montón, en el mes de enero. Ahora, la puesta en funcionamiento del centro de salud está prevista para el segundo semestre de 2020 -Montón dijo que entraría en funcionamiento a finales de 2019 o principios del año siguiente-, mientras que el de especialidades empezará a dar servicio en el segundo semestre de 2021 -la previsión anunciada por la anterior consellera apuntaba a finales de 2020-.

El parking subterráneo alcanzará las mil plazas y el 70% de la superficie serán zonas verdes

Además, también hay previsto un servicio de emergencias sanitarias, para el que se ha solicitado licencia y se ha presentado el proyecto para su aprobación. Las obras, que requieren una inversión de 3,3 millones de euros, arrancarán el primer semestre de 2019 y terminarán el segundo de 2020. Paralelamente, la conselleria tiene previsto acometer el desamiantado estructural del pabellón de rehabilitación -arrancará en septiembre-, del central -a partir del segundo trimestre de 2019- y de la antigua Escuela de Enfermería -una vez vaciado el inmueble-.

Paralelamente a ello se acometerá la construcción de otros cinco nuevos inmuebles que albergarán el resto de servicios previstos. Desde la firma del contrato, Carbonell tiene tres meses para redactar el plan especial y, a partir de ese momento y una vez aprobado por el ayuntamiento, arrancarán las licitaciones. La conselleria aportará 100.000 euros a cuenta del pago de la redacción del proyecto, valorada en 400.000.

Desde Sanidad indicaron que está previsto que la primera fase se centre en la construcción del hospital de larga estancia y posteriormente el resto, aunque no quisieron aventurar una fecha en la que todo el complejo estaría ya en marcha. La propia consellera Ana Barceló indicó que en una próxima comparecencia se aportarán los plazos y las inversiones con más detalle.

Por su parte, Carbonell destacó que el 70% de la superficie que abarca el complejo serán zonas verdes, abiertas por el día y cerradas por la noche, y que el aparcamiento, inicialmente, está previsto que tenga 300 plazas, pero se podrá ampliar hasta las mil. «Será totalmente subterráneo y se ha procurado que tenga relación directa física con los edificios para que no haya circulación rodada por el interior», detalló.

Más