La reducción de trenes colapsa el metro

Usuarios de la red de Metrovalencia, ayer, en una de las estaciones mientras esperan a que llegue el convoy. / maría soriano
Usuarios de la red de Metrovalencia, ayer, en una de las estaciones mientras esperan a que llegue el convoy. / maría soriano

Las quejas de usuarios por la tardanza y congestión de vagones se dispara con el nuevo horario de julio | FGV achaca la medida a la necesidad de ajustarse a la plantilla en verano y los viajeros recuerdan que sigue siendo periodo laboral

PAULA NIETOVALENCIA.

Los usuarios de Metrovalencia han incendiado las redes tras la implantación del horario de verano. Los nuevos intervalos de horas que se iniciaron el pasado 1 de julio y que durarán hasta el 31 de agosto han causado molestias entre los habituales del servicio, que se quejan de la reducción de frecuencias, los retrasos y la congestión en andenes y vagones.

Los problemas de tardanza no se reflejan en los horarios que publica Metrovalencia en su página web. De este modo, los viajeros que necesitan hacer transbordo pierden la conexión y, como consecuencia, alargan las pesadas esperas y sus horas de llegada, necesarias para cumplir sus obligaciones diarias. Para evitar el descontento de los usuarios producido en años anteriores, Metrovalencia ha reforzado, como novedad, las primeras horas de la mañana y del mediodía del mes de julio, que suelen ser las más concurridas.

El cambio de horario cuando llega el mes de julio ya causó problemas el año pasado

La empresa asegura que este año ha hecho un «gran esfuerzo» en reforzar las horas punta, que afecta a las líneas exteriores 1 (Bétera-Villanueva de Castellón) y 2 (Llíria-Torrent Avinguda). Con la misma finalidad de calmar a sus viajeros, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha adelantado el inicio del servicio de sus líneas, similares a los días laborales del resto del año y con el objetivo de «disminuir la ocupación de los trenes».

Horario de sábados

El nuevo horario de verano se traduce en que las seis líneas del metro de lunes a viernes pasan a tener el horario de los sábados. Los sábados, domingos y festivos continúan con su horario habitual del año.

Desde la entidad explican que este cambio se debe a que «el personal también tiene que tomarse sus vacaciones» y, por ello, deben de ajustarse con el resto de la plantilla, ya que «no se hacen contrataciones especiales en verano». La empresa afirma que se aprecia el descenso de la demanda a raíz de las vacaciones de colegios y universidades, por lo que rebajan los servicios. Sin embargo, los usuarios denuncian que los trabajadores continúan su jornada laboral en los meses de verano y no se les tiene en cuenta. FGV admite que en la primera semana de julio todavía hay actividad y que se tienen que ajustar, aunque los pasajeros de este servicio también se tienen que acostumbrar a este cambio. A pesar de ello, Metrovalencia no descarta estudiar el descontento de cara a las medidas que se tomen en los próximos años.

El testimonio de Isabel, que suele frecuentar la línea de Alboraya-Peris Aragó, refleja el malestar colectivo. La vecina de Valencia denuncia que, además de la reducción de trenes, estos llegan con retraso y no coinciden con los horarios que se muestran en la página web o en la aplicación y acaban retrasando los compromisos que los usuarios tienen a lo largo del día. En las redes sociales, personas que utilizan este medio en su día a día han compartido su enfado, ya que esta reducción de horarios les afecta en una jornada de trabajo que mantienen durante todo el año.

Líneas de tranvía

Sin embargo, el cambio de horario cuando llega el mes de julio no es algo nuevo en la empresa de la FGV, ya que el año pasado se dieron las mismas reducciones, aunque sin la novedad de la mayor oferta en las horas concurridas de la mañana y el mediodía. Por otro lado, las tres líneas de tranvía comenzaron con el horario de verano el pasado 17 de junio, y se mantendrá también hasta el 31 de agosto. Además, el servicio nocturno denominado por la empresa «A la lluna de Metrovalencia» seguirá funcionando los meses de julio y agosto. El horario especial de noche afecta tanto a las líneas de metro como a las de tranvía, y prolonga su circulación hasta aproximadamente las 2.30 y las 3 horas de la mañana.

Los problemas en el transporte público valenciano no se limitan al servicio que ofrece Metrovalencia. Como informaba ayer LAS PROVINCIAS, las pedanías del sur de la ciudad han cargado contra las largas horas de espera que tienen que sufrir en paradas abandonadas de la EMT. Además, los vecinos denuncian que la situación se agrava en la época estival, cuando los viajeros aumentan y la línea se mantiene bajo mínimos.