Un rayo cae sobre los juzgados de Gandia

Cascotes caídos en la fachada de los juzgados. / o. d.
Cascotes caídos en la fachada de los juzgados. / o. d.

ÓSCAR DE LA DUEÑA GANDIA.

La tormenta eléctrica que tuvo lugar en la mañana de ayer en la Safor descargó centenares de rayos en la comarca. Uno de ellos impactó en la sede de los Juzgados de Gandia, dejando perplejos y asustados a las decenas de empleados públicos que trabajaban a primera hora. El impacto tuvo lugar pasadas las 10 horas. «Fue todo muy rápido y cambió todo en cuestión de segundos», dijo uno de los funcionarios que salieron tras sentir como «temblaba el edificio».

«Estaba en mi despacho y todo ha sucedido al mismo tiempo. La luz de la calle se ha vuelto roja y hemos sentido la descarga», explicó. «Parecía una bomba, ha sido como una gran explosión. Hemos pasado miedo de verdad», añadió el trabajador.

El rayo impactó sobre la cornisa del edificio, al principio cayeron solo unos cascotes, pero según pasaban los minutos se desplomaron algunas piezas más de la fachada.

Hasta el lugar de los hechos acudieron efectivos del Parque de Bomberos y agentes de la Policía Local de Gandia. Ambos cuerpos acordonaron la zona para evitar que nuevos desprendimientos pudiera afectar a los vecinos del barrio Roís de Corella.

Fuentes de la Policía Local de Gandía explicaron que tuvieron que atender a un joven que recibió parte de la descarga de un rayo.

Las tormentas dejaron 106 litros en 24 horas en la localidad de Xeresa y 101, en Barx, según Aemet. Las mismas fuentes señalaron que la precipitación acumulada en Barx, afectado por el incendio de Llutxent, es superior a todo lo que se había acumulado en los cinco meses anteriores, entre el 1 de marzo y el 9 de agosto, que fueron 89 litros por metro cuadrado. Los bomberos tuvieron que realizar varias salidas para realizar achiques en Gandia e Ibi.

 

Fotos

Vídeos