Puig dice que cumplirá el auto del TSJ mientras Marzà reitera que aplicará el decreto

El conseller Vicent Marzà. / efe
El conseller Vicent Marzà. / efe

El conseller de Educación va más allá del presidente y afirma que «no hay que tocar nada» y por ello «no hay que hacer ningún cambio»

J. S. VALENCIA.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, mostró ayer suma cautela al referirse al auto del TSJ que mantiene la suspensión cautelar del decreto de plurilingüismo. Puig recordó que se ha encargado un informe jurídico a la Abogacía de la Generalitat para determinar las medidas para cumplir la decisión del tribunal.

Así, Puig fue explícito y claro al señalar que el informe determinará con «exactitud las medidas a emprender para dar cumplimiento a la decisión del tribunal». El presidente manifestó que será a partir de ese momento cuando se concretarán las instrucciones de inicio de curso, que en las próximas semanas se remitirán a los centros educativos.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, en declaraciones a Radio Valencia Cadena Ser, se mostró mucho menos preciso en el uso de los términos y se atrevió a ir más allá de lo expresado por el presidente.

Por un lado, quiso dejar claro que «la sentencia no es firme» por lo que entiende que los centros educativos no tienen que cambiar ninguno de los procedimientos que mantienen para la matriculación y ordenación del próximo curso escolar.

«La Conselleria es la responsable de lo que tienen que hacer los centros», destacó el conseller, quien añadió que «lo que hemos dicho es que no hay que tocar nada y como no hay que tocar nada, no hay que hacer ningún cambio».

El conseller no pudo ser más claro. Las instrucciones parecen ya tomadas. No hay que cambiar nada, porque la Conselleria así lo ha comunicado a los centros.

Vicent Marzà reiteró su discurso de que el decreto de plurilingüismo no vulnera ningún derecho, ni discrimina a nadie, ya que da la opción a todos para que certifiquen el nivel que tienen en cada lengua.

Para el conseller de Educación, «si hubiera que hacer algún cambio lo diríamos nosotros». Marzà, en esta línea, sostuvo en las declaraciones a la Cadena Ser, que «las familias han de estar tranquilas». Y, para evitar cualquier tipo de malentendido, señaló que «no tienen que buscar posibilidades de cambio de centro que no se van a producir porque la sentencia no es firme».

Defensa del decreto

En lo que coincidieron plenamente el presidente de la Generalitat y su conseller de Educación es la defensa cerrada del decreto. Puig resaltó que el Consell «continúa defendiendo la plena legalidad del decreto de plurilingüismo, avalado por la Abogacía de la Generalitat y por el Consell Jurídic Consultiu, y sin ningún tipo de interposición legal por parte del Ministerio de Educación».

El presidente reiteró que «desde la aceptación de cualquier sentencia judicial, vamos a hacer lo posible para intentar hacer una acción educativa favorable a los niños valencianos», ya que «lo que queremos es un sistema con el que todos los niños tengan el conocimiento en las tres lenguas».