Un puente al completo

Turistas en las terrazas de la calle Caballeros de Valencia. / juan monzó
Turistas en las terrazas de la calle Caballeros de Valencia. / juan monzó

La Costa Blanca recupera un gran número de visitantes británicos mientras los nacionales llenan los hoteles de la Comunitat | El sector turístico celebra los resultados del pasado fin de semana con precios al alza en la ciudad de Valencia

A. CORTÉS

Valencia. La propuesta de ocio que ofrece la Comunitat Valenciana vuelve a ser el motivo de su éxito como destino vacacional. Todavía es pronto para analizar si se han cumplido o no las presiones veraniegas, pero el puente de agosto las ha satisfecho sobradamente. Los hoteles de la Comunitat han llegado al 90% de ocupación, tal y como estimaban los hosteleros. En Valencia, el comportamiento también ha sido muy positivo: sólo un 5% de las plazas se quedaron libres. Gandia, Peñíscola, Oropesa, Dènia, Calpe o Benidorm han sido los destinos más populares.

Luis Martí, presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunidad Valenciana, apunta que el precio medio de una habitación de hotel ha aumentado al menos un 2% respecto al puente del año anterior. «Ha sido muy buen puente, lo que es debido a la calidad de los destinos y no a la reducción de precios», explica.

El turista español ha sido «decisivo» en los resultados, pues el cliente nacional continúa siendo el mayoritario en la región. El internacional por excelencia es el británico otra temporada más, con gran impacto en Benidorm. Nuria Montes, secretaria general de la Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (HOSBEC), recuerda que debido al 'brexit' se perdieron parte de estos usuarios en invierno, pero su presencia ya se ha recuperado en verano. Portugal, Francia e Italia acompañan a Reino Unido en cuanto a los orígenes más frecuentes y aumentan la llegada de belgas y holandeses.

Los hoteles de la capital alcanzaron el 95% de ocupación durante el puente

«El balance es más positivo que el del ejercicio anterior por las fechas en las que ha caído el festivo. El año pasado fue en miércoles y no se realizaron tantos desplazamientos», asegura Montes. Además, el clima cálido y estable ha sido otro aliciente, no como ocurrió en abril. Por culpa de la meteorología adversa, aquella Semana Santa fue «una de las más catastróficas» para el sector en los últimos años.

Montes defiende que la Comunitat puede atender a cualquier perfil, desde la familia numerosa a la pareja sin hijos; pero reconoce que existe un nuevo reto para hoteleros y hosteleros: la recién establecida estabilidad de los competidores internacionales, como Túnez, Egipto o Turquía, sobre todo tras años en los que este tipo de destinos habían perdido fuelle. Las islas Baleares o las Canarias también son un consolidado rival turístico.