Los procesados del metro piden el archivo al ver segura la línea 1

Cuatro de los encausados recurren el auto de la jueza que abre la puerta al juicio y sostienen que la baliza no era necesaria y que el sistema de frenado era el adecuado

A. CHECA VALENCIA.

«Mis representados no tienen responsabilidad en la realización, por acción u omisión, de los hechos que motivan los supuestos hechos de criminalidad». Cuatro de los ocho exdirectivos de FGV procesados por el accidente mortal del metro en Valencia (el ex jefe de Talleres, Luis Miguel Domingo, el que fuera responsable de la auditoría para la seguridad y circulación, Juan José Gimeno, el exdirector de Operaciones, Manuel Sansano y el exjefe de la Línea 1, Sebastián Argente) han recurrido el auto de conversión en procedimiento abreviado de la instrucción por las 43 muertes, la antesala a que se celebre el juicio oral. Los encausados exigen al juzgado de instrucción número 21 el archivo de las actuaciones.

Sobre la mesa, los exresponsables de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana ponen dos baterías de argumentos: la línea 1 era segura y la responsabilidad del siniestro fue del maquinista, una de las víctimas mortales tras entrar en la curva de Jesús a más de 80 kilómetros por hora. En su recurso explican que la no colocación de una baliza que controlara la velocidad «no supuso un incremento del riesgo, al no apartarse esta decisión de las pautas de actuación comúnmente seguidas en el sector ferroviario». Defienden también los procesados el sistema de frenado FAP, «análogo a la explotación de trenes de cercanías». Y subrayan que no hay «indicio alguno de que el material móvil o infraestructura tuviese algún tipo de incidencia en el acaecimiento del accidente». Defienden igualmente la formación del maquinista, el mismo al que acusan «incumplir los preceptos normativos o reglamentarios existentes en el trayecto, más allá de lo previsible, y sin duda, de no haber fallecido, su conducta hubiera sido calificada de 'imprudencia grave'».

La respuesta a los procesados ya está en cierto modo adelantada en el auto, que recuerda cómo, según recogió la resolución de la Audiencia al reabrir la causa, la petición de recibir declaración de los investigados «llevará irremediablemente» a no poder atender las peticiones de sobreseimiento de las partes. La Audiencia vio «indicios de criminalidad» por falta de prevención de riesgos y medidas de seguridad en la línea 1.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos