La pobreza cerca a los inmigrantes

Instalaciones de Casa Caridad en Benicalap. / lp
Instalaciones de Casa Caridad en Benicalap. / lp

«Nos preocupa la situación de las personas que llegan a España buscando esperanza y se ven abocadas a la exclusión», dice Miralles Los extranjeros que acuden al comedor social de Casa Caridad vuelven a repuntar

D. GUINDO VALENCIA.

La tendencia que se comenzó a vislumbrar en el primer trimestre del año se ha consolidado a tenor de los datos que maneja Casa Caridad. En concreto, en los primeros meses del ejercicio, los especialistas que atienden el comedor social de la entidad y los distintos servicios de asistencia que ofrece ya detectaron que, frente a los años de la crisis económica, el número de atenciones a inmigrantes volvían a crecer, mientras que descendían las de españoles. Y ahora, el balance de lo que llevamos de año no deja lugar a dudas; la pobreza está, de nuevo, cercando a los extranjeros.

En concreto, en el último año han crecido un 8,5% las personas que acuden a este servicio de atención básica, en torno al cual se ofrece una red apoyo a la inserción social. Sin embargo, este aumento de las atenciones ha venido motivado por un crecimiento del 19% en la cantidad de personas inmigrantes, un aumento que no se registraba desde hace años. Frente a ello, la cifra de españoles han descendido en un 7%. Por países de procedencia destacan Rumanía, Colombia, Ucrania, Marruecos y Argelia; mientras que por condiciones personales, la mayor parte son hombres de entre 30 y 60 años, es decir, en plena edad laboral -representan el 63% del total-. Dentro de esta banda, la franja de edad de entre 46 y 60 años es la más numerosa.

Por otra parte, «destaca y preocupa» el incremento de los jóvenes de entre 18 a 30 años, que ya suponen el 20% del total de atenciones, apuntaron desde la entidad benéfica. Además, y aunque el perfil más habitual es el de hombres, se ha disparado un 28% el número de mujeres que precisan ayuda para cubrir sus necesidades más básicas.

«Nos preocupa especialmente la situación de personas migrantes que llegan a España quizá buscando esperanza y que se ven abocadas a una situación de riesgo de exclusión que tenemos que tratar de evitar», explicó Luis Miralles, presidente de Casa Caridad. «Estamos en un momento delicado donde vemos que la pobreza se está agravando precisamente en las personas más vulnerables que son, justo, a las que más tendríamos que proteger», añadió.

Casa Caridad trata de ayudar a todas las personas cubriendo en primer lugar las necesidades más básicas, como alimentación y albergue pero, sobre todo, «trabajando con ellas y ayudándoles en su proceso de inserción social a través de los servicios de escuelas infantiles, centros de día, talleres y programas», explicaron fuentes de la institución. «El seguimiento y la atención personalizada que ofrece nuestro departamento social es el principal pilar de nuestra labor social», agregó, al respecto, Miralles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos