La pobreza atrapa a los mayores valencianos

Dos mayores caminan por una calle de Valencia. / jesús signes
Dos mayores caminan por una calle de Valencia. / jesús signes

El número de personas con más de 65 años que no llegan a la renta básica se duplica en cinco años en la Comunitat

JUAN SANCHIS

La situación económica de los últimos años se ha estabilizado después de la crisis económica. La tasa de desempleo está en una clara línea descendente y los indicadores reflejan la mejora tanto en España como en la Comunitat Valenciana. Pero los niveles de pobreza han empeorado hasta el extremo de que uno de cada cuatro valencianos se encuentra por debajo de estos estándares.

Las condiciones de vida son especialmente duras para los más mayores. Según los 'Indicadores Sociales de Calidad de Vida la Comunitat', hechos públicos ayer por el Portal Estadístico de la Generalitat Valenciana, el número de personas con más de 65 años por debajo de los niveles de pobreza prácticamente se ha duplicado en cinco años.

Los Indicadores evidencian que casi 156.000 mayores de 65 años en la Comunitat son pobres. Las mujeres vuelven a ser, además, el colectivo más vulnerable, ya que casi 91.000 se encuentran en esta situación frente a los 65.000 hombres.

El 53% de los empleos en el sector servicios están ocupados por mujeres

A esta situación se une el hecho de que un tercio de los jubilados valencianos no perciben prestación por este concepto. La tasa de cobertura de las pensiones, según los datos del Portal Estadístico de la Generalitat, es del 64,4%, mientras que en España se sitúa en el 68,1%. Además, el importe medio no llega a los mil euros (se encuentra en los 995,2).

El problema se agrava si se tiene en cuenta que un gran número de jubilados que se encuentra en esta situación viven sin familia y en soledad. Según los Indicadores Sociales, casi 23.000 mayores de 65 años residen en hogares unipersonales.

El estudio revela también que el problema vuelve a afectar especialmente a las mujeres y la situación se agrava en los tramos de mayor edad de la población.

El 17% de la población valenciana, por otro lado, no puede ir de vacaciones una semana al año, no dispone de la capacidad para afrontar un gasto imprevisto o paga con retraso el alquiler, entre otras limitaciones.

Vivienda

El estudio 'Indicadores Sociales de la Comunitat' resalta que en los últimos años se han ido incrementando el número de hipotecas inmobiliarias en la Comunitat. La tendencia al alza se inició en 2013, año en la que los préstamos bancarios para la adquisición de una vivienda tocaron suelo, y alcanzaron las 38.004 (por un importe cercano a los 3.500 millones), pero todavía muy lejos de los registros alcanzados durante el boom inmobiliario.

Además, las familias valencianas todavía destinan más de un tercio de su renta (el 34,27%) a hacer frente al coste de la vivienda, aunque su peso en el presupuesto se ha moderado levemente respecto al máximo alcanzado en 2012, cuando suponía el 36,72% de los gastos totales de una familia.

El informe revela que por primera vez el número de mujeres médico es prácticamente el mismo que el de hombres. Así en 2017 en la Comunitat había registradas 25.012 profesionales, lo que suponía el 49,65% del total, mientras que en el conjunto de España ya eran la mayoría al superar el 50%.

Las mujeres son mayoría en el profesorado de enseñanzas no universitarias, ya que en 2017 ocupaban el 70% de las plazas disponibles. La situación es diferente en el caso de la educación superior, donde los hombres siguen siendo mayoría al controlar el 61% de los puestos. En cualquier caso, la progresión de las mujeres en este campo es evidente, ya que a principios de siglo el porcentaje era del 31,76%.

El número de mujeres es mayor en el caso de las universidades privadas. El 48,44% de las plazas de profesorado están ocupadas por profesionales femeninas, un porcentaje muy superior al que se registra en los centros públicos.

Estos datos contrastan con el nivel de estudios de mujeres y hombres. Una de cada tres tienen estudios universitarios frente al 26% de los hombres. De hecho, casi el 58% de los estudiantes que terminaron una carrera en 2017 eran mujeres.

La mayoría de los puestos de trabajo en el sector servicios (el 53%) estaba ocupado en 2018 por mujeres. En la industria, uno de cada tres trabajos está desempeñado por ellas, mientras que los niveles más bajos de ocupación femenina se encuentran en la agricultura donde sólo suponen el 18% de los empleados.

El trabajo recuerda que las mujeres viven más que los hombres (casi cinco años más). Las principal causa de muerte en este sector de la población es la psicosis senil o presenil (12%) seguida por las enfermedades cerebrovasculares (7,5%) y las isquémicas del corazón (6,7%).

El 22% de las mujeres fuma o ha fumado en alguna ocasión frente al 28% de los hombres. En cuanto a las bebidas alcohólicas también son ellos quienes más consumen.

La encuesta también se detiene en abordar cuestiones como los hábitos de participación social de los valencianos. El 57%, un porcentaje que coincide tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres, no colabora ni con partidos políticos y sindicatos y no acude a manifestaciones reivindicativas. Las razones son que no tienen interés por estos asuntos.

Los valencianos también fueron en 2017 los primeros en donación de órganos, muy por encima de la media nacional. En cambio, la tasa de donantes de sangre se situó por debajo del resto de España con una tasa de 34,86 por cada mil habitantes frente a los 36,30 de promedio.