El plan para operar por las tardes sigue atascado pese a los incentivos de Sanidad

Instalaciones del Hospital La Fe. / J. Monzó
Instalaciones del Hospital La Fe. / J. Monzó

La falta de sanitarios voluntarios origina que apenas se lleven a cabo intervenciones vespertinas en cirugía y traumatología

DANIEL GUINDO VALENCIA.

El plan para atajar las listas de espera quirúrgicas incentivando las operaciones por las tardes y los fines de semana de la Conselleria de Sanidad no termina de despegar, especialmente en especialidades como traumatología o cirugía, en las que apenas se encuentran sanitarios voluntarios para acometer intervenciones fuera de su horario habitual, según lamentan desde los sindicatos CSIF y Sindicato Médico CESM. El citado plan, conocido como autoconcierto, se basa en ofrecer a los profesionales el abono de esas operaciones extra como un complemento a su sueldo por lo que, de forma voluntaria, pueden participar en el programa. Por ejemplo, para los facultativos se establecieron cuantías que oscilan entre los 40 y los 142 euros brutos en función del tipo de operación, mientras que los enfermeros cobran entre 26 y 90.

Sin embargo, al ser voluntario y cada operación ofrecer una cuantía diferente, no en todas las especialidades y centros hospitalarios está teniendo el mismo éxito. Ni siquiera la resolución de urgencia aprobada por la conselleria ante el plante inicial de los facultativos, y que supuso una mejora en las retribuciones en algunos ámbitos, ha supuesto un gran impulso a la medida, como lamentan las citadas formaciones sindicales. Al respecto, Andrés Cánovas, secretario general del Sindicato Médico CESM en la Comunitat, aseguró que «no en todos los sitios, pero se siguen suspendiendo operaciones en algunas especialidades; traumatología en casi todos los centros y cirugía en gran medida también». Hospitales alicantinos, el General de Castellón y el Peset y La Fe de Valencia, según Cánovas, son en los que más está costando arrancar el plan.

Por su parte, según indicaron desde CSIF y confirmaron fuentes del hospital La Fe, desde el pasado martes no se están programando nuevas intervenciones por autoconcierto en los servicios de traumatología, cirugía plástica y cirugía de pared abdominal en el citado dentro hospitalario. Desde La Fe recordaron que la participación en los autoconciertos se realiza de forma voluntaria y que, en estos casos, se han reasignado a otras especialidades; mientras que desde CSIF apuntan que se debe a la falta de personal voluntario y subrayan que, por ejemplo en traumatología, se dejarán de hacer una centenar de operaciones al mes, y el cirugía plástica alrededor de una decena.

La Fe dejó el martes de programar operaciones por la tarde en tres especialidades

Dolly Prunés, vicepresidenta autonómica de CSIF Sanidad, volvió a achacar a las reducidas cantidades previstas por Sanidad la falta de éxito del plan y advirtió que la resolución de urgencia aprobada por la conselleria no ha conseguido revertir la situación. Sanidad acordó que se podrán también llevar a cabo intervenciones que no estaban contempladas en el proyecto inicial, mientras que en esas operaciones las retribuciones son por sesión, no por intervención. Las cuantías se fijaron en 309,08 euros para los facultativos y 200,9 para enfermeros en sesiones de, como mínimo, cuatro horas y media. Esto supuso un ligero alivio y sirvió para reactivar algunas intervenciones aunque, como reconoce Prunés, «aún hay gente que se planta».

En Alicante, un grupo de médicos ya prepara una propuesta para el próximo año ante los precios «de saldo» que la conselleria ha previsto abonar inicialmente por las intervenciones.

Gobierno y autonomías pactan un calendario vacunal único a partir de 2019

DANIEL ROLDÁN-. España posee una de las coberturas más altas en cuanto a la vacunación infantil: cerca del 96%. Más es casi imposible por la falta de datos y el margen de error. Esta situación ha convertido a la sanidad española en un ejemplo para el resto de los países -reconocido por la Organización Mundial de la Salud- en un momento en que los movimientos antivacunas están teniendo más eco en países como Italia o en Francia. Pero este sobresaliente se convierte en un suspenso cuando se supera la barrera de la mayoría de edad.

La vacunación en la edad adulta es casi testimonial. Por ejemplo, solo seis de cada diez españoles que han superado los 18 años se vacunan contra la gripe, según un estudio sobre las vacunas publicado por Deloitte. Unas cifras que son todavía más bajas entre los profesionales sanitarios (entre el 15 y el 25%). La falta de recomendaciones por parte de los médicos y la poca percepción de riesgo por parte del paciente son dos de los motivos destacados en el estudio. Una realidad que ha llevado a las sociedades científicas a pedir a los políticos a que actúen. Y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CSINS), el primero presidido por la ministra María Luisa Carcedo, aprobó la creación de un calendario vacunal para toda la vida que recoge casi todas las reclamaciones de los profesionales.

Son 14 las enfermedades que se previenen a lo largo de la vida: poliomielitis, difteria, tétanos, tosferina, enfermedad por haemophilus influenzae b, sarampión, rubeola, parotiditis, hepatitis B, enfermedad meningocócica C, varicela, virus del papiloma humano, enfermedad neumocócica y gripe. Estas dos últimas y la triple (difteria-tétanos-pertussis) se incluyen para las personas que superen los sesenta años. Se queda fuera otra de las peticiones de los especialistas la protección para el herpes zoster.

Además, ayer se aprobó que las prótesis mamarias y la micropigmentación de la areola mamaria serán financiados por el Estado. En esta «actualización» del contenido del catálogo común se ampliarán los grupos de edad cubiertos para acceder a la financiación de audífonos o los recambios de implantes cocleares. Además, los pacientes adultos con diabetes de tipo 1 que requieran seis controles de glucemia al día, podrán acceder a los sistemas de monitorización flash de forma gratuita.