El último plan para acabar con los colegios de barracones sólo consigue una licitación

Barracones del Ceip La Xara de Dénia, en una foto de archivo./Tino Calvo
Barracones del Ceip La Xara de Dénia, en una foto de archivo. / Tino Calvo

De los seis municipios que tienen centros íntegramente en prefabricadas y se acogieron a Edificant únicamente Dénia ha impulsado las obras

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El 26 de octubre de 2017 se oficializó el decreto ley de Edificant, el 'plan b' ideado por el Consell para impulsar las infraestructuras escolares necesarias, especialmente para acabar con los colegios íntegramente en barracones, la prioridad de la administración. El plan consiste en ceder la competencia en la materia a los ayuntamientos que lo pidan, asumiendo así los trabajos precisos para reformar sus escuelas y agilizando los plazos. Un año después, sólo uno de los seis municipios con centros íntegramente en barracones que se sumaron al programa ha sacado adelante las obras (Dénia, en el Ceip La Xara) mediante la preceptiva licitación.

Edificant fue la alternativa al plan inicial del Consell presentado en enero de 2016, que rápidamente incumplió las previsiones anunciadas ante la imposibilidad de que los servicios técnicos de la Conselleria de Educación asumieran semejante volumen de trabajo, pues la promesa lanzada fue la de desarrollar 240 grandes actuaciones a lo largo de la legislatura, la mayoría de ellas (160) centradas en sustituir o reformar colegios íntegra o parcialmente en módulos prefabricados (25 y 135 respectivamente). El resto se referían a rehabilitaciones, ampliaciones o nuevas construcciones por necesidades de escolarización.

Educación

El Ceip La Xara de Dénia lleva una década en módulos provisionales tras el cierre de las instalaciones anteriores por sus problemas estructurales. Salió a concurso el pasado mes de septiembre con un presupuestos base de 3,27 millones de euros y se presentaron 31 empresas, de las que un tercio han propuesto una cuantía excesivamente reducida (bajas temerarias), por lo que se les ha solicitado que aporten más documentación que ayude a justificar su oferta. Una vez terminada la licitación, con la adjudicación y la formalización del contrato, el plazo de ejecución de las obras será de un año. Dicho de otro modo, no estará terminado hasta 2020. Es el único colegio de barracones de Edificant que tiene una fecha más o menos realista para su inauguración.

El segundo paquete de centros de estas características lo conforman los colegios Jaume I de Vinaròs, Nuevo Les Foies de Gandia y Álvaro Esquerdo de La Vila Joiosa. En los tres casos han salido a concurso los trabajos previos y necesarios para la realización de las obras, desde asistencias técnicas hasta la redacción de los proyectos básico y de ejecución. En todos ellos resulta más complicado estimar el inicio de su construcción, aunque el plazo que prevé Educación es que lleguen en 2019.

En cuanto al Jaume I, a principios del pasado octubre el Ayuntamiento de Vinaròs anunció a través de un comunicado la licitación de la redacción de los proyectos por un importe que supera ligeramente los 340.000 euros. El plazo máximo para hacerlo es de cuatro meses, si bien se ha incluido en el pliego la posibilidad, por parte de los licitadores, de reducirlo a veinte días. Una vez finalice esta fase todo quedará encaminado para afrontar los trabajos en la parcela tras el consiguiente concurso público.

En cuanto al centro del Grao de Gandia, la situación es muy similar. Está en marcha la licitación de los trabajos de asistencia técnica y la redacción de los proyectos básico y de ejecución (que se debe apoyar en el anterior). El plazo máximo para materializarlos es de tres meses.

Según se desprende de la información de la Plataforma de Contratación del Estado, por donde pasan todas las licitaciones, el Ayuntamiento de Gandia ha tenido que modificar los criterios de baremación de las ofertas inicialmente aprobados, así como la memoria técnica, tras una advertencia de posibles irregularidades promovida por dos consultorías.

El tercero en cuestión, el Álvaro Esquerdo de La Vila Joiosa, vive la misma situación: se ha iniciado la licitación de las asistencias técnicas previas a las obras, incluyendo la redacción de los proyectos. El importe roza los 400.000 euros y el plazo de ejecución es de cuatro meses. En este caso, como en el Gandia, pasa lo mismo que con el de Vinaròs. Tras esta fase será necesario licitar las obras de construcción, lo que durará varios meses, y ejecutarlas. Estos plazos varían en función de las características del centro, pero no suelen bajar del año.

Los otros dos colegios íntegramente en barracones de Edificant son la escuela infantil Santa Infancia de Elda y el Ceip Santa Quiteria de Almassora. Ambos se encuentran en un estado de gestación anterior, pues no figura ninguna licitación relacionada en los perfiles de contratación de los ayuntamientos. Aunque cabe la posibilidad de que los propios técnicos municipales redacten los proyectos no suele ser lo habitual en este tipo de municipios, poco acostumbrados además a unas obras que nada tienen que ver con sus competencias. Otra opción es que los tenga listos la conselleria, lo que serviría para acelerar los plazos para que se vislumbren las obras.

Edificant es mucho más

Que el bagaje en cuanto a la sustitución de los colegios íntegramente en barracones a través de Edificant sea tan discreto responde a que el programa obliga una serie de pasos previos, como informar de las necesidades de actuación, valorarlas, la aprobación por parte del pleno y la cesión de las competencias. Es decir, los trámites son largos antes de poder impulsar licitaciones.

Edificant incluye todo tipo de actuaciones y trámites, desde cambios de ventanas hasta la construcción de centros. Marzà anunció esta semana que se han comprometido ya más de 300 millones para intervenciones municipales, pues todas las inversiones las financia Educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos