La pérdida de investigadores obliga a suspender ensayos en La Fe para tratar el alzhéimer

Un momento de la concentración de ayer en el Hospital La Fe. / lp

Los científicos vuelven a concentrarse en las puertas del hospital para reclamar mejoras en las condiciones laborales

REDACCIÓN/EFE

El acceso principal del Hospital Universitario La Fe de Valencia acogió ayer otra concentración del personal del Instituto de Investigación Sanitaria (IIS) para seguir denunciando las «lamentables condiciones laborales» que padecen por la falta de inversión en investigación biomédica. En esta ocasión, la protesta se centró en la precaria investigación en curso sobre dolencias como el Alzhéimer, las enfermedades inflamatorias intestinales o el lupus.

Miquel Baquero, neurólogo responsable de la Unidad de Demencias de La Fe, reveló que han perdido dos investigadores en los últimos meses, lo que ha obligado a suspender tres de los cinco ensayos clínicos para tratar el Alzhéimer. «Esto supone que los pacientes de la Comunitat pierden la posibilidad de acceder a tratamientos que podrían detener la progresión de esta cruel enfermedad, extremo que se ha comunicado a los responsables del Instituto de Investigación Sanitaria sin recibir respuesta».

Desde CC OO denuncian que casos como este suceden pese a disponer de los fondos necesarios para contratar personal. Los motivos son múltiples. En primer lugar y de manera principal, la casi total inexistencia de una plantilla estructural que obliga a la concatenación de contratos temporales cuya renovación se paralizó durante meses. En segundo lugar, las largas demoras (de meses y hasta años) en la gestión de convocatorias y los pagos a investigadores fruto del colapso que sufre el IIS La Fe, a consecuencia de la pérdida de puestos laborales del personal de gestión que ha venido sucediendo en lo últimos meses.

Tres asociaciones de pacientes se sumaron a la protesta de ayer de los profesionales sanitarios

Además, según los sindicatos, cada vez es más difícil encontrar profesionales del campo de la biomedicina dispuestos a continuar trabajando en investigación, encadenando contratos temporales, sin ninguna esperanza de estabilización y percibiendo salarios que no se corresponden con su nivel de cualificación.

Los investigadores realizan esta movilización semanalmente para reclamar condiciones laborales dignas y denunciar que casi el 99% de sus contratos son temporales, una reivindicación a la que el Gobierno valenciano y la Conselleria de Sanidad «dan la espalda sin vacilar», según resaltaron fuentes sindicales.

A la reivindicación se sumaron ayer tres asociaciones de pacientes: la Federación Valenciana de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzhéimer (FEVAFA), la Asociación Valenciana de Afectados por el Lupus (AVALUS) y la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU).

El presidente de FEVAFA, Emili Marmaneu, recordó que solicitan desde hace años la creación de un banco de cerebros y el apoyo a la investigación de enfermedades neurodegenerativas, y agradeció al equipo profesional del Hospital La Fe los «grandes pasos en dirección a proyectos muy necesarios».

«Si las condiciones de trabajo de los investigadores no son dignas, corremos el peligro de que las líneas de investigación se abandonen por falta de investigadores», destacó la portavoz de AVALUS, María Sánchez Ruiz.