Los pediatras valencianos atienden a más de 40 niños al día

Un pediatra realiza una exploración a un bebé./A. Beneto
Un pediatra realiza una exploración a un bebé. / A. Beneto

Los especialistas achacan la situación a las no sustituciones y a «cierta falta de educación sanitaria en la sociedad» que pide atención inmediata

EUROPA PRESSValencia

La Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) ha denunciado este martes que existe un déficit de especialistas de Atención Primaria, «agravado» en los últimos años y una saturación en consultas, enfermerías y servicios de urgencia, con más de 40 niños atendidos al día. De hecho, según asegura la entidad en un comunicado, ya existe una petición en la plataforma Change.org que exige «nuevas medidas para mejorar la calidad de la asistencia sanitaria».

Según la Sociedad Valenciana de Pedriatría, se trata de unos registros «muy por encima de las cifras recomendadas por las sociedades científicas situadas en las 25 visitas máximas por pediatra». Para mejorar la calidad de la asistencia sanitaria, la SVP, junto con otras sociedades científicas, tiene abierta una petición de firmas en Change.org y ha trasladado a la Conselleria de Sanidad un listado de propuestas de cambio.

Por el momento, la administración autonómica ha anunciado más de 300 plazas sanitarias para Atención Primaria en puestos como pediatras, entre otros. Para la entidad, la saturación en las consultas se debe «a la falta de sustituciones de los profesionales sanitarios ante la ausencia justificada y prevista de un compañero y al excesivo número de atenciones diarias realizado en las consultas, muchas veces motivado por un inadecuado uso de la asistencia sanitaria por parte de las familias».

«Existe una cierta falta de educación sanitaria en la sociedad actual, pues muchos exigen que le solucionen los problemas de salud cuando uno quiere y con inmediatez. Esto da pie a que todo problema real o supuesto de salud sea urgente y no pueda esperar a una cita a demanda con su pediatra, que generalmente sería al día siguiente», ha precisado el doctor Luis Blesa, presidente de la SVP.

La SVP advierte que este déficit de pediatras en Atención Primaria en la sanidad pública existe «desde hace tiempo» aunque «se ha agravado en los últimos tiempos». «En los próximos años se incrementará esta situación por las jubilaciones de muchos profesionales y por las condiciones laborales poco atractivas, en las que solo se prima la labor asistencial, con menores incentivos», ha alertado el doctor Blesa.

Estas circunstancias provocan que muchos MIR de Pediatría «se decidan por permanecer en los hospitales con contratos de guardias o becas, se marchen a trabajar al extranjero o se decanten por la sanidad privada, lo que produce una falta de pediatras en los centros de salud».

Además, debido a la organización de las urgencias en la Comunitat, «en muchos de estos servicios, las atenciones se realizan por parte de los pediatras de Atención Primaria, lo que añade una considerable carga de trabajo», ha añadido la doctora Eva Suárez, miembro de la junta directiva de la SVP por Castellón.

Asimismo, en las ciudades de Valencia, Alicante, Elche y Castellón, el servicio de urgencias comienza las 17.00 horas y en muchos de ellos «ponen problemas para atender a la población pediátrica», denuncia la SVP.

«Las urgencias se atienden por la mañana en los centros de salud por los pediatras en horario de mañana pero a partir de las 15.00 horas depende de la localidad de residencia», ha precisado la doctora Suárez, quien recuerda que en los centros de salud no hay pediatras de guardia, ya que solo atienden en los hospitales porque «no somos suficientes».

Esta pérdida de calidad en el servicio de la atención sanitaria «se ve agravada más aún en las zonas rurales donde los pediatras solo pueden pasar consulta unos pocos días a la semana y durante unas horas. Por otro lado, las urgencias de pediatría hospitalaria suelen estar muy alejadas de estas poblaciones», afirma la doctora Suárez.

Entre las medidas propuestas para solucionar el déficit de pediatras, las sociedades implicadas reclaman el aumento de las plazas de MIR en la especialidad de pediatría; la compatibilización de horarios; el designio de un tiempo específico, dentro de la jornada laboral, para actividades formativas y de investigación, o la centralización de los servicios de pediatría de pueblos distantes o de plazas que atiendan varias localidades pequeñas, entre otras medidas.

«El objetivo final de estas medidas es tener más tiempo para dedicar a cada paciente y ofrecerles una asistencia digna y de calidad, es decir, que reviertan en lo que cómo médicos nos importa, la salud de nuestros pacientes», apuntan los firmantes de esta petición.