Los pediatras advierten de las tres edades en las que los niños tienen más peligro de ahogarse