Paterna vibra entre una tonelada de pólvora

Los tiradores de la Cordà, anoche, en acción. / jesús signes
Los tiradores de la Cordà, anoche, en acción. / jesús signes

Las novedades en las medidas de seguridad permiten que el evento mantenga un número similar de heridos a los de años anteriores El municipio valenciano se llena de luz y sonido en una de las Cordàs más potentes y constantes que se recuerdan

LUCÍA JULIÁ

valencia. Cerca de una tonelada de pólvora hizo temblar Paterna un año más en una de las Cordàs más potentes, constantes y sonoras que se recuerdan. En la madrugada del domingo, el municipio valenciano de L'Horta volvió a demostrar su pasión por el fuego en una tradición asentada desde el siglo XIX y declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

A la una y media de la madrugada, una bengala verde marcó el esperado inicio de la fiesta. Un total de 363 tiradores y tiradoras, agrupados de tres en tres en los 126 cajones repartidos, tomaron la calle Mayor e hicieron vibrar la localidad durante 20 minutos con el lanzamiento de más de 70.000 cohetes (2.000 por minuto). Y a lo largo de los 150 metros de vía, los coeters mantuvieron un ritmo constante con el fuego.

Así, el estruendo y la uniformidad de la celebración cautivaron miradas internacionales y a una docena de participantes que se estrenaron este año en el típico espectáculo pirotécnico, que ha superado las expectativas. «La Cordà de este año nos ha vuelto a estremecer. Ha tenido una continuidad excelente y un cohete enérgico, voraz y dinámico», declaró al finalizar la exhibición el alcalde, Juan Antonio Sagredo, que participó como tirador por noveno año consecutivo. Además, según coincidieron varios participantes en afirmar «la millor cordà del món se supera, año tras año».

«La Cordà de este año nos ha vuelto a estremecer», asegura Juan Antonio Sagredo Los tiradores lanzaron más de 70.000 cohetes en los veinte minutos que duró el tradicional acto

Por otro lado, el Ayuntamiento también se felicitó por haber convertido la fiesta en un referente en seguridad, lo que permitió que el número de heridos de este año (21) se mantuviese en cifras similares a la de años anteriores. En 2016, 18 personas sufrieron algún tipo de herida, mientras que en 2017 hubo 23 heridos.

Entre las medidas de seguridad aplicadas este año se encontraban los brazaletes luminosos, incorporados ya en 2016. También se añadió como medida preventiva la identificación del número de los patios de la calle Mayor con pintura reflectante para facilitar el reconocimiento de las viviendas. Asimismo, se aumentó el número de agentes de los distintos cuerpos de protección hasta alcanzar el dispositivo de seguridad más grande de los últimos años: 150 efectivos, contando con Policía Local, Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil, Bomberos y personal sanitario, entre otros.

Por su parte, los tiradores iban vestidos con ropa interior larga y de algodón, camisa vaquera y pantalón, mono de cuero, botas, guantes y casco metálico. Tal y como el protocolo establece para protegerse del fuego. Pues encontrarse rodeados de cientos de coets y femellets tiene un alto riesgo.

Paterna tendrá que esperar al último domingo de agosto del año que viene para volverse a ver invadida por una nube de humo. Entonces, la localidad se llenará de luz y olor a pólvora, y se alzará durante 30 minutos como la capital mundial del fuego con su ancestral Cordà.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos