Paterna evita que el centro de menores se ubique junto a adosados de Montecanyada

V. H.

paterna. La construcción del centro de menores en la urbanización Montecanyada ha vuelto a desatar la polémica entre el Ayuntamiento de Paterna y la Generalitat. Después de la última sesión plenaria, donde el Consistorio aprobó una modificación puntual del Plan General de Ordenanza Urbana (PGOU), la respuesta de la conselleria no se ha hecho esperar.

Esta reforma definitiva, que contó con los votos a favor del equipo de gobierno (PSPV) y el beneplácito del PP, Ciudadanos y Vox, establece que, a partir de ahora, se prohíbe la construcción de estos centros en zonas residenciales de baja densidad, una medida que incumbe a las viviendas unifamiliares, ubicadas en Montecanyada. Tras esta modificación del plan general, la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, institución competente en materia de protección de menores, destaca que una norma urbanística como esta no puede vulnerar el derecho de garantizar el interés superior de la niñez, puesto que es un principio rector de la actuación de los poderes públicos.

En este sentido, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, matiza que Paterna «no puede impedir infraestructuras comunitarias que están por encima de determinadas ordenanzas municipales». Asimismo, asegura que esta reforma sólo es la «primera parte» de un proceso en el que la Generalitat «también debe intervenir».

Por su parte, fuentes municipales de Paterna adelantaron a LAS PROVINCIAS que la actuación del departamento liderado por Oltra no está siendo coordinada. «Nosotros no queremos prohibir estas actividades asistenciales, sólo hemos implantado unas condiciones para que haya un orden a la hora de habilitar los centros», indican. En este sentido, recuerdan que en Paterna existen ya ocho locales destinados a este fin.